Prepárense para las plastas vomitivas que comenzaremos a recordar a continuación. Verdaderas experiencias excrementares que en más de algún pobre inocente generó pesadillas. Poco queda del año y, para dar el puntapié con el recuento del Salón del Mal, comenzamos con el listado de las peores películas del año que se va. Sinceramente, este año he debido sufrir bastante en el cine. No es una pega fácil tener que soportar, al borde del corte de venas, la gran cantidad de verdaderas plastas que he tenido que aguantar. Con ustedes, un top ten en donde no es necesario ser simplemente una mala película para ganarse el derecho de estar aquí.

10. Jumper

Ah, Manikin Skywalker. La película no es tan mala, pero si es necesario rescatarla como representación clásica de la pésima ejecución de las ideas. La premisa tras Jumper era interesante, pero el desarrollo de la historia no tiene ningún brillo. Además, soportar a Manikin y a un Samuel L. Jackson albino, es como mucho.

9. In the Name of the King: A Dungeon Siege Tale

Uwe Boll es el único que se supera a si mismo. Y aunque estuve tentado de incluir Postal, dicha película tiene un par de cosas estúpidas que rescatar. Sin embargo, este pedazo de bosta épica no es más que un fallo desde créditos iniciales a los finales. Además, aun no veo Far Cry que supuestamente es totalmente vomitiva.

8. The Mummy: Tomb of the Dragon Emperor

Una momia que no es momia. Secuencias de acción desganadas. Un final asqueroso. Donde las anteriores eran entretenidas, esta era aburrida.  La reseña tenía cosas por el estilo. Ahora podría agregar mucho más, pero no vale la pena. Siguiendo con el enfoque en efectos visuales en demasía iniciada con la secuela, la aventura de La Momia 3 queda relegada a una mera anécdota.

7. Star Wars: The Clone Wars

Una historia aburrida en la que sólo recuerdo a un maldito Hutt con tendencias sexuales raríficas. Sí, el asunto tampoco mejora considerando que como serie de televisión, estas Guerras Clónicas en 3D funcionan muchísimo mejor. Debería haberse quedado como estaba planificado originalmente y no caer en la tentación del lado oscuro que representa George Lucas.

6. X-Files I Want to Believe

Desilusión. Así puede ser resumido el “gran” regreso de los Expedientes Secretos X. La historia elegida para la ocasión, que debería ser bombástica, es algo que continúa la senda de las criticadas últimas temporadas de la serie. La magia parece que realmente fue abducida y ésta es la prueba que aún no ha sido encontrada.

Más claro que el agua en la reseña original. Se gana su puesto por desilusionarme con cuática.

5. Meet Dave & The Love Guru

Aunque The Love Guru es mucho peor que Meet Dave, cosa que realmente no dice mucho, reuní estas dos películas como ejemplo del triste escenario de la comedia gringa de estudios. Tanto Eddie Murphy como Mike Myers perdieron la gracia hace rato, y tampoco ayuda el hecho que ambas películas sean verdaderos suplicios. Claro, Meet Dave no es tan mala como las últimas películas de Murphy… pero eso no quita el hecho que sea una mala película. ¿The Love Guru?, simplemente es mala.

4. 10.000 AC

Este despropósito parafernalico llegó a comienzos del año y, pese a ello, aún no se me olvida. Y todo por su historia: un verdadero fracaso que radica en una mescolanza de historia tan grande, que pareciese que los tipos comprimieron un mapa al máximo para mostrar como las tribus pueden ir a la nieve, hacerse dreadlocks mientras se van a fumar un caño en la selva, agarran para el tandeo a un negro y se van sacar fotos a las pirámides, todo eso en un solo viaje arriba de un mamut. Imbécilidad vomitiva.

3. The Happening

¿Qué te paso M. Night Shyamalan?. Fui confiado en no encontrarme con un nuevo fail. Si bien no deteste The Village, a esas alturas sus finales locos ya no me parecían tan entretenidos. Sus tres primeras películas gringas me fascinan (Sobre todo El Protegido), pero con Lady in The Water simplemente me aburrí. Sin embargo, The Happening es lejos la peor desilusión del año. La actuación de Mark Whalberg es patética y, para peor, el suspenso está sorprendentemente mal desarrollado.

2. Disaster Movie, Meet The Spartans & Superhero Movie

Tres por una. Malditas parodias actuales. Las detesto. Son fomes, no tienen gracia. Representan la esencia de lo peor del cine actual. Deberían tomar las cintas, destruirlas en pedacitos, enterrarlas, desenterrarlas, vomitarles encima, escupir a sus realizadores y, finalmente, incinerarlas. Tres películas que son lo peor del año pero que, sin dudarlo, no les daré en el gusto.

1. Babylon AD

La película con el peor final del año. Así de simple. Por eso este desperdicio de ciencia ficción se va directo al tarro de la basura. Su pastiche que trata de rendir tributo a clásicos del genero, se disuelve en una propuesta que no tiene una visión decentemente estructurada ni desarrollada. Un revoltijo ilógico que en esta ocasión se gana el primer lugar por su incoherente andamiaje.

MENCIONES ESPECIALES

31 Minutos, La película & Santos: Dos películas que, pese a tener una buena producción y una envoltura visual por sobre lo habitual, terminan transformados en epic fails nacionales. 31 Minutos, en términos de las expectativas que tenía, es la peor película “chilena” del año. Sin esencia, sin el espíritu de la serie de televisión. Tan internacional que pierde toda la gracia. Pese a tener una producción sorprendente, cae en su abismo des-cancionado.  Por otro lado, la reseña de Santos está bastante fresca como para volver a repetir todo.

  • Otras películas que debieron ingresar porque simplemente eran malas (o incluso peores que las de la lista): Nights in Rodanthe,  Captivity, The Mirrors, Max Payne, Where in the World is Osama Bin Laden?, The Eye, One Missed Call, Space Chimps, 21, Drillbit Taylor, Shutter, Street Kings, Saw V y un largo etcétera de películas que no vi, pero de seguro suckean en mala, partiendo con The Hottie & The Nottie.

No se pierdan mañana en la tarde el recuento con lo mejor del cine & lo mejor y peor de los comics en este año que ya se va.