Una de las deudas habituales de Playstation tiene relación con los videojuegos de plataforma exclusivos. Aunque otras consolas son prácticamente sinónimo de ese tipo de propuestas, contando con sus históricos mejores exponentes, en el plano que compete a Sony se pueden contar con los dedos de las manos.

Más aún, generalmente se trata de obras de estudios independientes que cuentan con un estilo retro y que también están disponible en el resto de consolas. La exclusividad rara vez está presente.

Es en ese escenario en donde entra a jugar Sackboy: A Big Adventure, un llamativo videojuego exclusivo de Sony, que sale a la carga para impulsar a la nueva generación, pero que irremediablemente también está disponible en esas viejas Playstation 4 que se negarán a morir así como así. De hecho, esta reseña fue realizada en esa consola.

Un travesía que solo luce cuando entra en ritmo

En Sackboy: A Big Adventure nos llevan a recorrer a cinco mundos con una clara misión: impedir que el caótico Vex convierta a todo en una pesadilla. Y para cumplir aquello, como caracteriza a todos los juegos de plataformas, tendremos que caminar, saltar y escalar cada rincón de las etapas, mientras nos enfrentamos a los enemigos que se cruzan en nuestro camino y recogemos los objetos ocultos en cada nivel.

Cada uno de esos mundos, obviamente caracterizado por un estilo de diseño similar, está compuestos por una serie de niveles que Sackboy debe superar, recolectando las piezas necesarias para desbloquear cada ruta y así poder enfrentarse al jefe de cada rincón. Y así, sucesivamente, se armará nuestra travesía hasta llegar al gran desafió final.

En el camino, además de la posibilidad de desbloquear un gran número de trajes para personalizar a Sackboy, también hay algunas mecánicas que agregan un poco de salsa. En ocasiones tenemos que mover el joystiq para hacer avanzar algunas plataformas con propulsores o presionar el botón R2 para agarrarnos de un elemento y así salir impulsado por los aires. Son pequeños detalles que no están siempre presente, pero que relucen una vez que hacen acto de presencia.

Con lo anterior en cuenta, y tomando como punto de partida al mundo de la saga de LittleBigPlanet, este nuevo videojuego no pone el pie en ningún territorio nuevo, por lo que irremediablemente saltan las comparaciones con las apuestas ya existentes en Nintendo.

Por una u otra razón, a lo largo de cada uno de los elementos que conforman a Sackboy: A Big Adventure, recordé mi experiencia con títulos como Kirby 64 (Debido al poco desafío) y a Super Mario 3D World, siendo este su símil más directo por gran parte de los elementos de su gameplay.

Pero aún poniendo eso sobre la mesa, su gran plus radica en la personalidad de Sackboy: A Big Adventure, ya que su propuesta está marcado tanto por su diseño como por el uso de la música.

Lo último se fusiona a la experiencia de juego en algunos niveles que nos llevan a recorrer las plataformas al ritmo de canciones como “Uptown Funk” de Bruno Mars, “Let’s Dance” de David Bowie o “I’m Your Boogie Man” de KC And The Sunshine Band, entregando una grata experiencia que se refuerza por el tono de carnaval y fiesta en movimiento de sus niveles.

Es ahí en donde el videojuego gana en su acercamiento y se transforma en una grata experiencia por sobre la media, ya que a falta de una dificultad mayor, no queda otra que maravillarse con los elementos de su diseño de niveles, los que inclusive lucen bien en la PS4. Claro, no hay 4K, ni trazado de rayos, pero el juego se defiende por lo llamativo que es acceder a un videojuego como este en una consola de Sony.

Al mismo tiempo, aunque no descubre nuevos territorios para las apuestas de plataformas, su estilo se diversifica bastante en el paso de nivel a nivel, por lo que dicha variedad nos permite, por ejemplo, evadir obstáculos mientras caemos en picada, resolver algunos puzzles para desbloquear secretos, enfrentar pruebas para obtener alguna de las piezas que tenemos que recolectar a lo largo de la travesía o reunir criaturas perdidas para terminar el nivel al 100%.

Inevitablemente, una vez que le agarras la mano, y vas notando que los niveles no son realmente difíciles y su diseño está pensando para no perder tanto avance si tienes la mala suerte de morir, Sackboy: A Big Adventure revela su condición menos ambiciosa y queda claro que su gancho como juego vende consolas, en el lanzamiento de una, no es el mayor.

Mal que mal, más allá de que este título familiar también cae en el promedio de las apuestas de plataformas, también se puede jugar en una PS4 y eso es lo que más queda. Claro, allá de los aspectos gráficos refinados o menores tiempos de carga, debe seguir siendo el mismo título bonito de ver, que a veces tiene momentos llamativos, pero que en el fondo no corre riesgos y su desafío es súper restringido por jugar generalmente a la segura. Pero vamos, igual es todo un gozo toparse con niveles como el de “Uptown Funk”.

Publicado en Mouse

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s