Durante el segundo episodio de El Mundo Oculto de Sabrina hay un momento en particular que hace relucir a esta adaptación. Ahí, en medio de la congregación de un aquelarre de brujas, quienes se han reunido para presenciar el bautismo oscuro de la bruja adolescente que está al centro de toda la historia, el personaje interpretado por Kiernan Shipka debe decidir entre firmar con sangre el contrato que la amarrará con el diablo, otorgándole poderes superiores que requieren que se aleje de todo su círculo de amigos, o desistir de la oferta para seguir su vida normal.

Pero en medio del bosque, y con un rojo eclipse de luna marcando la diabólica procesión, Sabrina se percata que todo lo que le habían dicho, el supuesto libre albedrío que le habían asegurado, era un engaño. De ahí en más, la bruja adolescente decide concretar lo que el aquelarre nunca imaginó: elegir un camino propio, que no es ni blanco ni negro, abriendo el escenario que marcará a toda la serie a partir de ese momento.

Sin entrar en spoilers sobre el resto de elementos que marcan a su narrativa, lo primero que tienen que tener en claro es que esta serie deja completamente atrás la liviana ruta que siguió la sitcom de Nickelodeon que a fines de los noventa adaptó en un tono de comedia al personaje. Al mismo tiempo, en el pasado también queda el tono bocaliconamente alegre que marcó a Sabrina desde que nació en las páginas de los cómics de Archie en 1962.

En esta nueva versión, y siguiendo la oscura reinvención moderna que Roberto Aguirre-Sacasa concretó en los cómics, y que siguen presentes aquí ya que el cabecilla de la editorial Archie actúa como creador de esta serie. Por eso aquí nos presentan a una propuesta adolescente, de narrativa ágil y oscura, que no le hace quite a abordar temas relacionados al fin de la adolescencia o los problemas que enfrentan las mujeres en la sociedad, para sacar partido a un hecho no menor: no hay nada como Sabrina actualmente en el terreno de las series.

Tampoco con esta producción original de Netflix le hacen asco a los elementos oscuros que definen su historia base, ya que aquí realmente se hace presente el cola de flecha en más de una ocasión. Pero claro, también es necesario remarcar que todo está armado en base a un envoltorio reluciente que llama la atención de una audiencia masiva, pues sus realizadores tampoco se olvidan de que en el fondo esta es una serie adolescente.

Aún así, en los primeros episodios no solo nos encontramos con brujas que realmente son satánicas, sino que sus intenciones caen directamente en lo diabólico. Maldiciones son concretadas, engaños son realizados para hacer pagar con creces a mortales humanos que han abusado de mujeres y los hechizos puestos en pantalla no tienen relación alguna con la bondad, ya que a cada momento nos están remarcando que hay una decisión propia de dar la vida por el Señor Oscuro.

El Mundo Oculto de Sabrina no solo es una gran adaptación de los cómics contemporáneos del personaje, también es una buena serie que se vale por si misma para lucir el alto nivel de su producción. El resultado puesto en pantalla no luce barato y técnicamente está bien dirigida, sacándole partido a los elementos de terror y los monstruos que pululan desde su primer episodio.

Por ejemplo, en medio de una oscura caverna, vemos a un grupo de brujas lideradas por Sabrina que busca hacer pagar a jugadores de fútbol americano que golpearon a una mujer. Pero aunque supuestamente están haciendo lo correcto, las oscuras intenciones rápidamente quedan sobre el tapete y la bruja adolescente capta con una cámara fotográfica a los deformados rostros de aquellas mujeres que ya firmaron el contrato con el “Señor Oscuro” y asisten a la academia de brujas a la que está supuestamente destinada a asistir.

Ese manejo de apariencias, y la forma en que la seducción juega un rol importante para definir el camino que debe seguir Sabrina, potencian a la serie. Temas como el destino o la forma en que los adultos influencian las decisiones de los adolescentes, van de la mano de estos elementos sobrenaturales en donde demonios vengativos surgen desde el Infierno para clamar venganza contra la familia Spellman. Pero claro, la propia sociedad de los humanos también demuestra que el mal no solo depende de la magia oscura que surge desde las entrañas del diablo.

Un elemento que también se agradece, más allá de los sobresaltos terroríficos, tiene relación con la necesidad de abrazar al género en base a aspectos más progresivos que a veces hacen falta en las series adolescentes y que hablan de problemáticas contemporáneas de nuestro mundo. Los jóvenes de esta serie no están satisfechos con ser restringidos por los adultos, dándole vuelta a lo que consumen o accediendo a lo que supuestamente no deben leer. Además, el variado grupo de amigos de Sabrina cuenta con una mentalidad abierta que choca contra la opresión de su entorno, especialmente el que generan los hombres o el entorno proclive al bullying de los pueblos chicos.

Pero Sabrina también tiene mucho más para ofrecer. Además de la historia central, se suman misterios secundarios y una novedosa relación entre Sabrina y sus tías, quienes están muy lejos de lo que se les conoció en su bondadosa encarnación en la serie de Nickelodeon. Tanto Hilda (Lucy Davis) como Zelda (Miranda Otto) representan dos polos opuestos, una amable y otra estrictam cuya relación llega a grados de violencia impensados. Ambas actrices le entregan un notable matiz a esta producción, cuyo mundo se va enriqueciendo a medida que conocemos más de su mitología.

Quizás lo más notable de todo es que esta nueva versión tiene muy claro que un segmento importante de su audiencia provendrá de aquellas que disfrutaron la serie de Nickelodeon, por lo que de regreso les entrega algo novedoso, que habla directamente sobre inquietudes femeninas, instalando a esta bruja adolescente a la cabeza de una reinvención que no tiene problemas a la hora de levantar su bandera. Pero al mismo tiempo, los realizadores entregan enriquecedores elementos de terror que solventan una historia que habla sobre cómo uno debe hacerse valer por si mismo, velar por aquellos que queremos y ser fiel a las creencias, aún cuando todo el mundo intente decirnos qué hacer o qué correcto camino seguir.

La unión de todo lo anterior – los elementos siniestros, los guiones divertidos, el sólido elenco y el diseño de producción de buen nivel – termina generando una serie cuya exploración episodio a episodio sea tan fascinante que no sea muy difícil de argumentar que esta debe ser la mejor serie que adapta a un cómic hoy por hoy.

El Mundo Oculto de Sabrina se estrenará el próximo 25 de octubre en Netflix.

Publicado en Mouse

Anuncios

One thought

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s