La cadena AMC anunció que Better Call Saul, la elogiada precuela de Breaking Bad, y que logró instalarse en su primera tanda de episodio bajo la idea de darnos un «Saul Rises», volverá con su segunda temporada el próximo 15 de febrero. Es decir, tal como pasó con la primera temporada, podemos esperar que a primera hora del día posterior ya esté disponible el episodio en Netflix para Latinoamérica.

El showrunner de la serie, Peter Gould, anticipó además que la travesía de Jimmy McGill tomará un sorpresivo cambio en la nueva temporada, por lo que podemos prepararnos a verlo «en lugares en los que nunca lo esperamos ver». Además, también aseguró que el viejo Mike Ehrmantraut se adentrará aún más en el mundo criminal que alguna vez combatió, aunque por ahora no quieren revelar si finalmente veremos el tipo de cameos que todos esperan.

Y en ese contexto, el canal de cable presentó un nuevo

3 pensamientos

  1. Si bien la encuentro lenta y sin la misma chispa que su serie madre, debo confesar que tiene algo especial que me engancho desde el principio.
    Jimmy era como Walter.
    Un wn buena onda, esforzado, «correcto», terrible mala cuea, sin plata y con su familia a cuestas.
    Puta que odie al hermano en ese momento.
    Ah, y lo bueno que se ha mantenido casi sin cameos.
    De hecho el único cameo que sale nadie se lo espera.

    (trate de ser piola para no soltar spoilers)

  2. Es lo que precisamente iba a preguntar porque ya no se volvió a hablar del tema ¿Es buena la serie como para animarse a verla y que valga la pena otra segunda temporada?

Los comentarios están cerrados.