Tras encabezar la franquicia de los Rápidos y Furiosos  desde la tercera película, abandonando la saga con la sexta película que finalmente cerró el espacio de tiempo con Tokyo Drift, el director Justin Lin tomará el mando en otra franquicia de acción que viene a medio morir saltand. Así, el responsable de aquellos maestros episodios de Paintball de la serie Community,  ahora tendrá la misión de revivir otra marca, ya que se encargará de la saga de Bourne que seguirá sin Bourne a partir de un guión a cargo de Anthony Peckham (Invictus, Sherlock Holmes).

Según revela Deadline, la idea es continuar con la franquicia pese a que Matt Damon no volverá al rol que lo inicio todo, o al menos aún no se ha dado a conocer algún acuerdo al respecto, para mantener así la atención en el Aaron Cross interpretado por Jeremy Renner y tener en la mira un estreno fijado en el cada vez más copado calendario del año 2015. Todo esto porque al menos la cuarta película de la saga recaudó más de 275 millones alrededor del mundo.

Igual, nada de esto tendrá sentido hasta que llegue el día en que Matt Damon vuelva al rol de Jason Bourne. Si en esta quinta película terminan con un cameo para el letal agente, toda esta idea del personaje de Renner tendrá algo más de sentido. De hecho, creo que es la única razón por lo que todo esto sigue: seguir profitando con la pseudo promesa de que Damon eventualmente retornará.

4 pensamientos

  1. otro ejemplo de una saga que deberian dejar morir ya… estas «secuelas» son tan innecesarias como las de piratas del caribe

  2. No puedo creer como no son capaces o no se atreven a cruzar bien las tramas de este «nuevo Bourne» con la historia original. Si quieren solo dinero haciendolo bien generarian mas, cual es la idea de destruir una saga que estaba muy bien.

Los comentarios están cerrados.