Aunque no pocos esperan que finalmente concreten el biopic de Freddy Mercury y Queen largamente anunciado, el actor Sacha Baron Cohen ya tendría en la mira su próximo proyecto de comedia estúpida para mofarse de la sociedad. Según consta en Variety, el actor ya vendió una idea a Paramount en donde interpretaría a un espía tipo James Bond que se ve forzado a arrancar junto a su hermano perdido, quien no es más que un estúpido hooligan del fútbol. Ahora, en ese escenario en Bleeding Cool apuntan que no sería raro que el actor interprete ambos roles, en esta película que Cohen concibió junto al escritor Phil Johnston, de Cedar Rapids, Wreck-It Ralph y la próxima película de Alexander Payne, Nebraska.

Obviamente con esta premisa, la película marcaría un cambio de timón en torno a las últimas tres realizaciones protagonizadas por el actor, las mismas que tenían un sustento socio-político para burlarse del american way y todas las costumbres gringas como para pegarse charchazos en la cabeza. Ya sea en Borat, Bruno o la más reciente The Dictator, que finalmente arribará a los cines chilenos este mes. No obstante, la unión de un espía secreto y un hooligan da para tratar temas a escala global y de violencia iracunda del fanatismo, no tan evidentemente previsibles como los de sus películas anteriores.

3 pensamientos

Los comentarios están cerrados.