Para nadie es un misterio que Capitán America es el personaje que más prejuicios levanta entre los lectores de cómic. Muchos suelen quedarse en la idea de un enmascarado monigote de propaganda dedicado a la promoción de los valores (o antivalores) mas caros al aparato propagandístico de la nación más imperialista del planeta. Muchos ven las barras y estrellas como un anatema que debería ser erradicado de la faz de la Tierra y trazan una línea en el suelo que juran no cruzar, con tal de no toparse nunca con el susodicho capitán. Todo esto, por cierto, sin haber leído jamás una sola historia del personaje. Pues bien, para animar más la polémica y dar argumentos a la plebe, les dejamos con este Top 5 de las mejores historias del Capitán América y que deberían leerse antes de ver la película. Esperamos sorprender a más de algún prejuicioso en la pasada. Repasemos.

"Por la verdad, la justicia el pastel de manzana!"

The Marvels Project, por Ed Brubaker y Steve Epting

Miniserie de 8 números en la que el actual arquitecto de la mitología que rodea al Capitán, Ed Brubaker, coloca las bases de la Edad de Oro de la editorial Marvel y ubica a Steve Rogers como el pilar de todo aquello. Más que leer una historia del origen del Capitán, que es bastante conocida y que ciertamente no pasa de la anécdota, esta miniserie es la mejor herramienta para entender mejor las motivaciones de un hombre que pertenece a otra época, que conoce y defiende otros valores y que hoy se halla desfasado por mucho más que la mera anécdota de haberse congelado por casi dos décadas. Es la historia del origen de las maravillas, esencial para entender la nostalgia por dicha época con perspectiva moderna. Indispensable.

America no more!

Capitán América y el Halcón: Imperio Secreto / Nómada, por Steve Englehart, Sal Buscema, Herb Trimpe y otros.

En 1973, Estados Unidos era otro país. Los conflictos raciales, sociales, la guerra de Vietnam, la corrupción y Watergate eran solo algunos de los detonantes para la protesta en una sociedad que pedía cambios urgentes. Como nunca, los viejos valores asociados a la patria y el pastel de manzana estaban fuera de tiempo y el Capitán América, como símbolo de una nación pujante y honesta, chocaba contra la realidad que se hacía trizas. En lo que podríamos llamar el Capitán de Steve Englehart, el autor desarrolló un fuerte paralelo entre el desmoronamiento del sueño americano y la ficción superheroica, sorprendiendo a todos al convertir al más conservador de los héroes en el adalid de la reforma. Englehart supo distinguir entre pasado e integridad y entendió que lo que simboliza Steve Rogers no es la bandera incondicional, sino un estilo de vida que alguna vez ayudó a que Estados Unidos fuera una nación admirable. Por ello, el Capitán se enfrenta a una sociedad oculta de inmenso poder, llamada el Imperio Secreto, que cual Club Bilderberg mueve y controla los hilos del poder a nivel mundial. Más allá de los protonazis de HYDRA o los retorcidos de AIM, el Imperio Secreto era una cofradía de encapuchados misterioso que agrupaban a científicos, militares, millonarios y hombres con poder que conspiraban para posicionar sus intereses. Acompañado en la misma época por uno de los pocos héroes afroamericanos del momento, el Halcón, Steve Rogers va desenmarañando las redes de dicha organización hasta descubrir el terrible secreto que lo lleva a sufrir una de los desengaños más grandes de su vida, al punto que renuncia a su identidad y se convierte en Nómada, un nuevo héroe sin asociación alguna con Estados Unidos. Englehart es uno de los autores más interesantes de la década de los setenta, que nunca eludió ningún tema y que hoy puede sonar algo anticuado, pero que es influencia directa de los grandes guionistas de hoy y un pionero en dar profundidad y realismo a sus temáticas. Comprende los números 167 al 186 del vol. 1 de la serie.

Rogers es el hombre!

Capitán América: Guerra y remembranza, por Roger Stern, y John Byrne.

Comenzaba la década de los ’80 y por una serie de movidas internas, John Byrne y su buen amigo Roger Stern lograban por fin el sueño de encargarse de la serie regular del Capitán América. Habían conversado por años algunos argumentos y el status de superestrella de Byrne les permitió llegar a dicha posición. En sólo 9 números (247 al 255 del vol.1) pusieron de cabeza la colección contando algunas de las mejores historias del personaje. Mezclando nostalgia y renovación, homenajearon los tópicos del héroe y lo reubicaron en la Marvel moderna como un superhéroe que nada tenía que envidiar a Spider-man o los 4 Fantásticos. Nuevo hogar, nueva identidad y nuevos amigos para un viejo militar que, por primera vez en mucho tiempo, intentaba llevar una vida normal. Es Capitán América pasando a retiro al viejo soldado y, digámoslo, fracasando en el intento. Lamentablemente, diferencias entre Byrne y el editor en jefe de Marvel, Jim Shooter, abortaron la continuidad del proyecto, pero tanto la escritura de Stern como el dibujo de Byrne están en su mejor momento. Un cómic en estado de gracia que mereció más, y que se atreve a preguntarse si Capitán América puede o no ser presidente de los Estados Unidos. Impecable.

El Hombre sin Patria

Capitán América: Operación Renacimiento, por Mark Waid y Ron Garney

Historia parecida a la anterior: una dupla de autores con ganas y buenas ideas, en estado de gracia, esperando su oportunidad. Una colección y una editorial que languidece. Una decada, los ’90, que no ayuda en nada con su crisis creativa general. Sin mucho que arriesgar, Marvel le entrega a Waid las riendas del Centinela de la Libertad y este se despacha un cómic que contiene lo mejor que se le podía sacar a los ’90. Actitud ruda, pero sin caer en la caricatura, harto desengaño y la pelea interminable por salir de la mediocridad en general. No podía ser en mejor momento, pues recién terminaba una saga en que el suero del supersoldado había degenerado, afectando la salud de Rogers al punto de dejarlo por muerto. En esa incertidumbre, Waid aprovecha de reorientar al personaje para resaltar lo más valioso del mismo, en una época llena de resentimiento que el cómic no disimula para nada. Compartiendo escenario junto a Cráneo Rojo y la reaparecida Sharon Carter, mas un ayudita del Cubo Cósmico y un Ron Garney que, sin salir de los estereotipos del dibujo noventero logra una narrativa sobresaliente, el Capitán vuelve a nacer. Pero tanto gozo no habría de durar, pues aunque la crítica fue generosa, la editorial estaba necesitada de un cambio de ruta y aceptó hacer Heroes Reborn. Waid y Garney apenas alcanzaron a terminar dos arcos argumentales cuando tuvieron que dejar la oficina para Liefeld y compañía. La venganza vendría un año después, cuando Liefeld se fue incapaz de hacer algo decente y la dupla retomó sus labores. Con todo, nunca estuvieron mejor que en esta primera época. Un cómic que marcó a muchos pues se vendió en español como una nueva etapa, denominada Marvelution. En verdad, uno de los grandes cómics de los ’90. Comprende los números 445 al 454 del vol. 1 de la colección

Pasión y Muerte del Capitán

Capitán América: Soldado de Invierno, por Ed Burbaker, Steve Epting y Michael Lark.

Hablar del Capitán América de Brubaker es hablar de uno de los mejores cómics de la década recién pasada. Nuevamente, de un personaje dado por muerto se saca un tremendo potencial a la luz de contar una historia madura, con ribetes de espionaje y conspiración que sorprenden por su calidad. criticado por algunos por su excesivo decompresive storytelling y look oscuro, el Cap de Bru ha convertido definitivamente al Capitán en un cómic para lectores veteranos que exigen más. En una andadura que ya se prolonga por 6 años, elegimos la primera saga pues vuelve a reorientar al personaje en medio de la época que le toca vivir, post 11 de septiembre en los Estados Unidos, y en donde las amenazas siguen siendo externas, pero distan mucho de ser blancas o negras. Además, este arco reintroduce a un personaje largamente añorado por los fans y cuya resurrección significó un tremendo golpe al canon. Sin embargo, el buen quehacer del guionista llevaría a buen puerto dicho terremoto y demuestra que no necesariamente hay malas ideas, sino malas ejecuciones. Esta saga, que comprende los números 1 al 14 del volumen 5 de la colección, sentará las bases para la comentada muerte y resurrección de Steve Rogers y la elección de un nuevo Capitán América.

Bonus: Capitán América de Jim Steranko

¿Qué es el Capitán América: superhéroe, soldado o agente secreto? A lo largo de la historia, distintos autores se han paseado por estos tres tópicos, a veces separándolos, a veces mezclándolos con distintos grados de éxito. Sin embargo, nunca el Capitán fue más  rupturista en lo visual que en esta época, con guiones del inefable Stan Lee y con el momento histórico en que Jack Kirby cede el testigo al imposible Jim Steranko. Al igual como lo hicieran en Nick Fury, Agente de SHIELD, Lee prácticamente deja solo al joven prodigio para que revolucione el arte mezclando cómic y pop art a niveles absolutamente lisérgicos. La narrativa gráfica tiene un antes y después de Steranko y aunque no sea el mejor cómic del Capitán (en cuanto al canon del personaje) es sin lugar a dudas el mejor en cuanto a narrativa gráfica y un indispensable para entender las posibilidades del cómic como forma de arte. Un imperdible de la era Bond y de los sesenta más ácidos compilados entre el número 110 y el 113 del vol. 1 de la colección.

En general, los mejores momentos del Capitán América están cuando se sitúa lejos de la caricatura y se le entiende en relación a la época en que le toca vivir. A pesar de ser un anacronismo viviente, Steve Rogers es un hombre comprometido con valores que no claudican y que no son atribuibles a ninguna nación o bandera. Capitán América es la cruzada de un hombre que ha elegido a una nación, y no al revés para recordarle hasta donde puede dar de si. No es Estados Unidos el que viene ahi, es Steve Rogers, un tipo que no es mejor, pero que quiere serlo. Esa es la esencia del personaje.

38 pensamientos

  1. Falto una película animada…tal como hicieron con Thor…aunque la 1º película animada de Avengers está casi dedicada al Capita…

    1. Sigo tu ejemplo Doc..como declarate en la Zona Fantasma…que leías lo justo y necesario de comics…la vida adulta deja poco tiempo…un ñoño con trabajo…tiene poco tiempo…igual me hubiese gustado una película animada…El tiempo Doc…queda poco…ahora tengo la gracia de estar en Vaciones de invierno….con un poco de tiempo prestado…el próximo Lunes a clases y el Miércoles llegan los niños…
      Saludos Doc … Gran trabajo este fin de semana con la Comic Con….

  2. «Capitán América es la cruzada de un hombre que ha elegido a una nación, y no al revés para recordarle hasta donde puede dar de si. No es Estados Unidos el que viene ahi, es Steve Rogers, un tipo que no es mejor, pero que quiere serlo. Esa es la esencia del personaje.»

    Excelente reseña :)

  3. el capitan america es un weas anacronico que se perdio en el tiempo, aparece en una epoca menos patriotica y mas corrupta y como el loco esta convencido, hace lo que le manden, hasta que se pega la «escurrida» en civil war y se transforma en todo lo contrario a lo que representa, queda como paria, lo matan y todas las demas weas para redimirlo y volver a posicionarlo como lo que es, un lider a pilas, el cap en los comics es un personaje muy erratico, llno de altibajos, y representa lo que es, un boy scout, pero puta que que les quedo bueno el diseño del personaje, por el un capitan jamaica, quedaria medio payaso, un capitan chile, que hay, como girnalda, el capi nunca sera spidy

    1. El cap y spidy son dos caras de la misma moneda, ambos hacen lo q creen correcto. Cap antes que todo es un soldado, y como todo soldado respeta a sus superiores. representa lo que todo soldado es. un patriota, ama a su «patria» no a su gobierno. Por lo que confia en la democracia de su pais, el gobierno es elegido por el pueblo y para el pueblo. El cap. defiende y lucha por su patria teniendo que obedecer a su gobierno.

      Spidy por otra parte lucha aunque tenga a la autoridad tras el, el representa esa rebeldia y la valenta necesaria para tomar decisiones con todo en contra por seguir sus convicciones. Eso quedo bastante claro en la saga Back in Black, era mas facil desaparecer y dejar su vida de heroe detras y evitarse los pronblemas de que todo el mundo lo persiga, sin embargo sigue protegiendo a los necesitados porque esos ese fue el tesoro mas importante que le dejo su tio, su legado se podria decir. la busqueda interminable por justicia.

  4. Leer el comic o el libro de algo solo sirve para que que la película te parezca una pesima adaptación.

    El comic por extensión es harto mejor que una pelicula de 2 horas y pico.

    1. Bueno, sabes que he estado mucho tiempo y no he encontrado ninguno, y el que logre encontrar tenia sus links malos…
      Si llegaras a encontrar un link que estuvieran al menos los ultimos 3 me gustaria y te agradeceria mucho que los subieras, yo igula tratare de seguir buscando, pero ahora voy a empezar a leer los que tengo.

    2. Gracias por las paginas amigo, es mejor que «Si no sabe usar Google en el el año 2011…»

  5. La verdad, ni al Capitán ni a Superman en la vida he visto como personajes ‘asqueables’ solo por llevar la bandera de Estados Unidos, tonterías anti-yankees a un lado.

  6. Hace algunos años me lei la saga de Capitán América: Operación Renacimiento, es muy buena, al Capi se le acusa de haber atacado una base militar y trabajar para Red Skull, es exiliado de USA, y para limpiar su nombre, se va a meter a Latveria para pedirle…, mejor dicho, exigirle ayuda al Dr. Doom para que lo haga entrar a USA y este lo ayuda sin chistar, que otro superheroe se hace esa?
    Al final el Capi salva el dia impidiendo un ataque nuclear a nivel munidal.
    Con la participacion especial de Bill Clinton.

    El fin de semana estuve hojeando en la tienda de comics de un amigo un tomo con el arco argumental del Winter Soldier, muy buena tambien esa historia.

  7. Si, también compré en los ’90 el Capi de Waid y Garney de la española Forum, recuerdo cuando al final Clinton le dice a Rogers si podía ponerse el icónico escudo y dice algo así como » Wow, es como sostener el bate de Babe Ruth».
    También admito haber comprado los Heroes Reborn de Liefeld y Jim Lee ( los dejé al 4to número ).El único giro original que hizo Liefeld ahí, fué hacer que el mismísimo presidente de USA Harry Truman fuera quien traicione y ponga en animación suspendida al pobre «alitas».

  8. Se pasó, Mayor. Buena la nota del C.A.
    Podría complementarla con la versión Ultimate de Millar o Aaron? Aportan en algo al personaje?

    1. Consulta off topic estimado: finalmente ¿tu ganaste el libro de artwork de R. Guedes?, hace rato estaba con la copucha pero no te había pillado :-P

  9. jaja me encanta como quieren lavar sus culpas interiores buscandole la vuelta a que consumen a un personaje que el tio sam en pinta, cuando todos sabemos que fue concebido con ese fin, pero como tambien es cierto que hubieron estos comics que se detallan que no tienen un mensaje proamericano entonces YA ESTA, la conciencia esta limpia no? jajajaja

    1. Claro que el Capi empezo como propaganda, pero mas que propaganda de los yanquis era para los yanquis, que se avivaran y fueran a ayudar en la guerra (despues de todo, Jack «el Rey» Kirby era jodio, digo judio), asi que tampoco es que haya cambiado tanto: El Capi sigue siendo «propaganda», porque propaga en los lectores los viejos valores dentro de este mundo cinico. Ninguno de nosotros llegara a ser tan buenazo como San Steve Rogers, pero una pizca de su influencia nos habra quedado.
      (igual deberian ser «Los 3 cómics de Capitán América que deberías leer antes del film» porque lo de Brubaker no cuenta)

  10. No sé por qué los anti yankees, que también son un anacronismo sin darse cuenta, no se van a Cuba a «vivir el sueño socialista».

    1. Sí, eso de ser antiyankee a estas alturas y ofenderse cuando alguien lo señala, es tarado, sí.

  11. vengo llegando de ver el pre pre estreno de la pelicula en 3d, no es la gran gracia verla. sólo una escena te hace quedar como weon al esquivar «algo».

    me entretuve, se cuenta relativamente bien la historia, buenas actuaciones y cumple con lo que quería ver, hay que recordar que estan basadas EN y no SON literalmente el comic.

    le pongo un 6 :P

    y esperando avengers

  12. Reviso en las carteleras y veo solo copias dobladas ¿Alguien sabe si llegaron versiones subtituladas a Chile, y en qué cines se las exhibirá?

  13. En realidad, creo que ninguno de estos hay que leer antes de ver la película. De hecho, si lees alguno de estos y luego ves la película, notarás cuanto distan una de otra. Para eso, mejor leer los cuatro números que sacaron como previa para la película.

  14. hay que admitir que es difícil decir que el personaje tiene ideales que no son atribuibles a ninguna nación o bandera cuando tiene el nombre de «CAPITÁN AMÉRICA» en el titulo del cómic

Los comentarios están cerrados.