Es difícil responder a una película como Never Let Me Go. No porque sea mala, todo lo contrario, sino más bien porque es tentador revelar el trasfondo de su premisa. También no es digeriblemente masiva, pues tiene diferentes capas que esconden su complejidad temática bajo la apariencia del romance. Nunca Me Abandones, como es conocida por estas latitudes, es un existencialista relato de drama, la recuperación de la recurrente idea del amor imposible, un estado de depresión con sustento de ciencia ficción. Más atractivo aún, una revisión sobre la sociedad y qué diablos significa ser humano bajo la delgada línea que separa a las emociones. A grandes rasgos, su historia nos presenta a tres amigos – Kathy, Ruth y Tommy – que asisten al colegio  inglés Hailsham: una institución de primer nivel en donde cada estudiante es especial, pero que esconde algo extraño en el ambiente.

El mundo que nos presentan aquí es similar a lo que conocemos, sin embargo existen una serie de situaciones que nos hacen dudar. Pequeñas diferencias, algunos llamados de atención. Entre las certezas que surgen, está un elemento en donde desde el comienzo nos queda claro que la película está situada en un pasado ni tan lejano, ni tan extraño, pero sus personajes viven en una realidad de paralelismos generados por descubrimientos médicos que cambiaron el panorama durante las últimas décadas. Un giro tan importante, que la expectativa de vida se empina sobre los 100 años. Y sin notarlo, todo está entrelazado en base a cómo la sociedad se agarra de la vida con uñas y dientes.

Haciendo el mayor esfuerzo por no revelar el sustento que mueve a la historia como tema central, aunque conocer ese detalle de antemano no merma en ningún caso la experiencia, la película está centrada en Kathy (una excelente Carey Mulligan), quien se eleva como la narradora de una historia que involucra sus sentimientos por Tommy (Andrew Garfield, el futuro Spider-Man) y como existe un quiebre en su amor mutuo por una intervención generada por Ruth (Keira Knightley). Así, el trío se relaciona en el día a día mientras crecen rumbo a la adultez, con un trasfondo que ensombrece sus respectivos futuros porque tienen un único objetivo que cumplir. CHAN. Chan-chan.El tiempo, pronto sabemos, se transforma en el principal enemigo, retorciendo los sentimientos de lo que no dicen, lo que ocultan y lo que hacen suyo en su experimentación.

Dividida en tres fases de sus respectivas vidas, la película aborda la inocencia de su niñez, el descubrimiento de la adolescencia por el mundo que está allá afuera y las decisiones que deben tomar, en lo posible de su particular circunstancia, cuando son adultos. Por eso esto último no es en cuánto a cómo desarrollarse de forma íntegra, si no en base a la determinación que deben realizar por sus acciones pasadas y presentes para la aceptación de la vida que les ha tocado desde su nacimiento. Un destino preconcebido, terrible, del que no existe escape y que no está muy lejano de lo que hace nuestra sociedad aras de los avances modernos. Consumimos, digerimos y olvidamos a los que no están en el sistema.

Tanto el guión de Alex Garland (28 Days Later, Sunshine) como la dirección de Mark Romanek (One Hour Photo) llevan a cabo una adaptación cuya mayor restricción de atractivo, para aquellos que no hemos leído la novela, es su deliberado paso lento. En ese sentido, Nunca Me Abandones no es una película que sea fácil de digerir para la masa inerte, toda vez que hace pensar, evaluar y contrarrestrar más de lo que están acostumbrados. Además, su mal llamado giro no está trabajado de una forma esencial para el relato. No es, por ejemplo un manejo Shyamanalesco. Por eso el impacto de la revelación  está ausente, ya que no está asociado a su temprana presentación.

Y para todos los que esperan desde el primer minuto un cierre desencajador de mandíbulas de pura impresión, se quedarán de brazos cruzados y con una lágrima ante el deprimente cierre. Lo importante así en Nunca Me Abandones es cómo desmenuzan su historia  metiendo situaciones típicas del género romántico sin caer en lo trillado y el modo en que la atmósfera que logran construir es agotadoramente emocional, pese a que sus personajes de una u otra forma han sido entrenados para no sentir. Nunca Me Abandones es triste y sombría en su romanticismo, pero ese manejo de las emociones no dichas, para revelarlas y hacerlas patentes, es clave para no desistir en la apuesta existencialista que nos plantean.

Con un sólido elenco, quizás su mayor pero es que su atractivo es más bien sectorial. No es para pollos. Y es por esa ‘pequeñez’ que es más importante destacar cómo su narración ahoga los sentimientos en una suerte de monotonía adquirida por el destino al que están determinados, su inmadurez de no saber que hacer y la manipulación por no quedarse abajo del tren. Por eso Nunca Me Abandones es la antítesis de las películas que hacen sentir bien.  Todo lo contrario. Es una que está centrada en amigos que nacieron subyugados a una vida alienada de la sociedad, pero que a la larga tienen el mismo destino de todos los mortales. Hagan lo que hagan con sus vidas.

https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630

5 Epic Win/ 4.5 Win /4 Buena / 3.5 A la segura
3 Aceptable / 2.5 Regular
2 En Riesgo / 1.5 Mala / 1 Fail / 0.5 Epic Fail

CONCURSO

¿Quieres ver Nunca Me Abandones?, deja un comentario con tu e-mail válido comentando la película o explicando porqué te gustaría verla en pantalla grande y estarás participando. No tienen mucho tiempo, el sorteo y comunicación interna con los ganadores se hará en un par de días.

Siguenos en Facebook, entérate instantáneamente a través de nuestro feed de Twitter o disfruta nuestras breves actualizaciones a través de Tumblr

11 pensamientos

  1. Yo lei el libro y quisiera ver que tal es la adaptación, ya que encontre que es como a lo Walking Dead, no importa “eso” tanto como las relaciones humanas que se generan entre los protagonistas.

  2. Michael Bay ya filmó su propia version de esa historia el año 2005, con scarlett johansson y ewan mcgregor, y por supuesto a su estilo, poca historia y muchas escenas de accion.
    creo que si michael bay no dirigiera cine de accion seguramente se dedicaria a dirigir peliculas porno.

  3. cuando vi a Carey Mulligan en Mala Educación (An Education) quedé prendado de su actuación, (no me pasó lo mismo en Wall Street 2), así que la quiero ver de nuevo en pantalla grande para ver otra de sus representaciones, y por supuesto apreciar una vez más a Keira Knightley

  4. quiero verla pq hay algo en el trailer q no se cuenta (pero se intuye) y creo q será pal pico.
    no se q le ven a carey mulligan eso si. no encontré nada en an education q fuera recordable. quizás aqui si encuentro algo.

  5. Kazuo Ishiguro!!! NO sabía que iban hacer una película! epic win, graaaaaaaan libro, ojala le haga justicia.

  6. Yo diría que en un 90% o más las paliculas tienen como leitmotiv el amor, vivimos en una sociedad super dependiente de este factor en nuestras vidas y el cine no es la excepción; ahora, si esta es una breve excepción, claro que me gustaría verla. Además por lo oque leí del review, me voy a ir escuchando (al ir a verla, suponiendo que sea así) “never let me down again” en la versión de los pumpkins.

  7. porfavor nesesito invitar ami polola al cine me tiene chato quere puro qe la invite al cine ojala gane pa tener un momento con ella saludos (las nesesito akjakaj saludos )

Los comentarios están cerrados.