Un par de noticias aparecieron durante estos días en torno al futuro cinematográfico de dos escritores del comic con fieles seguidores y voraces detractores. Bueno, al menos en un caso de ellos. Se trata de Neil Gaiman, autor de The Sandman y Coraline entre otros, y de Grant Morrison, autor de All Star Superman y Arkham Asylum entre otros, quienes preparan un par de proyectos que llevarán sus nombres a la pantalla grande.

En primer lugar, Gaimen da a conocer a través de su blog que está escribiendo el guión de una adaptación de Los hijos de Anansi, una de sus novelas y que había sido retrasada en su desarrollo durante poco más del último año, debido a la muerte de su padre por un ataque al corazón. Y cabe mencionar que la novela se inicia con la noticia de la muerte de un padre.

Y es que a Charlie, el protagonista de la novela, se le comunica que no sólo su padre era un Dios, Anansi, sino que además tiene un hermano que nunca conoció. Anansi es el dios araña, el dueño de los cuentos. Él se los robó un día al Tigre, que desde entonces busca venganza por la humillación. Una mezcla de todo lo que se le conoce al escritor británico.

Por otro lado, Grant Morrison escribe un proyecto independiente de bajo presupuesto ambicioso en términos narrativos y que será conocido como Sinatoro, a dirigir por Adam Egypt Mortimer, un realizador de videoclips. La noticia fue dada a conocer durante la Comic Con de San Diego, en donde el calvo escocés señaló que la apuesta tendrá bastante de la locura metatextual que le encanta en la historia de un hombre sin pasado ni memoria.

Será más que una simple película. Esto será una historia de amor, un objeto de culto, una filosofía, una fiesta interactiva que se inicia antes de su irrupción a las salas [¿Contenido viral?] y que durará mucho más allá que finalicen los créditos finales. Estoy muy ilusionado con ayudar a crear la primera de una nueva clase de películas del siglo XXI

Sinatoro es el único superviviente de un accidente automovilístico en medio de las carreteras desoladas de la América más desértica, lugar en el que se encuentra con la bella hija del líder de un culto local, que lo convence  de iniciar una travesía para derrotar a las fuerzas del mal que se han apoderado de su pueblo. De este modo batallará contra gansters mientras se une a un astrounauta demente, un vaquero alcohólico y un ejército de vagabundos en medio de pesadillas y existencialismos en la cultura pop. Es decir, pura locura morrisoniana que, como es habitual, tiene toda mi atención maléfica.

4 pensamientos

    1. 18,000 billones de veces preferible que ver esa porquería de Transformers…

Los comentarios están cerrados.