Como suele suceder en Hollywood, dos estudios están amparando proyectos similares que probablemente chocarán para ver cuál sobrevive. Si antes sucedía con géneros, ahora el asunto viene relacionado directamente con el material fuentes. Recientemente vimos lo que acontecía con los proyectos dedicados a Los Tres Mosqueteros y ahora tocan dos que se pelearán el clásico de Juilio Verne: Veinte mil leguas  de viaje submarino. El primer proyecto tiene a Walt Disney Pictures contratando a ni más ni menos que David Fincher (Se7en, Fight Club) para encargarse de una versión “visualmente deslumbrante en la venía de Star Wars” de la adaptación de una novela que fue precisamente el primer largometraje live action producido por la casa del ratón Mickey. Todo el proyecto vendrá bajo el amparo de un guión que escribirá Scott Z. Burn (Bourne Ultimatum/The Informant! ). Pero este no sería el único, pues la productora Scott Free está tentando a 20th Century Fox para llevar a cabo una versión. Es decir, meterán la mano en la producción tanto Ridley Scott y Tony Scott.

El hombre que ya está siendo tanteado para dirigir esta segunda posible versión es el ruso Timur Bekmambetov, que comandaría bajo un guión ya terminado por Travis Beacham (Clash of the Titans) y que estará situado en el futuro bajo un componente evidente de ciencia ficción. Con la novela original en el dominio público, no me sorprendería que justo aparezca otro estudio ahora intentando llevar adelante otro proyecto más solamente para joder. Pero si es por atractivo inicial, me quedo con Disney y su colaboración con Fincher. Algo bueno debiese salir de una dupla tan inusual.

THR y THR