Quedarse en pura imagen no tiene porqué ser un problema. Pero cuando a ello se le agrega una interesante sustancia de aval, la cual lamentablemente no es concretada, uno queda pensando por qué diablos mejor no se quedaron delimitados por la simple parafernalia. Y el problema es más notorio, cuando el objetivo es predicar en el campo de la ciencia ficción. The Book of Eli, estrenada por estas latitudes como El Libro de los Secretos, es una nueva apuesta post-apocalíptica centrada en torno a un misterioso personaje llamado Eli, interpretado por Denzel Washington, que traza su ruta de pseudo samurai a través de áridos parajes de una tierra devastada y sin esperanza, donde el pato malo más fuerte y el compadre más pillo sobreviven sin problemas.

Con ese objetivo en mente, siempre considerando que los problemas del resto no son suyos, el guardián solitario avanza con la única misión de resguardar un texto secreto y avanzar hasta la costa. Y aquí es cuando me voy de spoiler, porque el bendito libro en cuestión es la Biblia. Calma, ese no es un adelanto tan importante, pues su presencia gira en torno al cómo el texto santo es puesto en la mira de un malandra, Gary Oldman, que quiere utilizarlo como medio de control de masas. Y sí, al comienzo existe un gran misterio en tono al libro, y ahí está la especulación inicial para conocer qué tanto oculta,  pero lo importante es cómo la premisa aborda, al menos de forma superficial, el uso de la religión.

Es en contra de esa utilización de la fe que Eli debe resguardar el último ejemplar existente sobre la faz de la tierra (o Estados Unidos) luego que un conflicto religioso desatase el holocausto nuclear sobre el planeta y los sobrevivientes decidiesen eliminar la palabra de don Jecho. Simplificando el concepto de fe en un libro, la película dirigida por The Hughes Brothers (From Hell) renderea en tonos grises un discurso que escenifica el poder de esta palabra escrita, creando un objetivo de orden en beneficio de unos pocos, como es habitual, dejando a los sobrevivientes como pseudo títeres.

El problema es que al tener a Oldman una vez más como un villano de blanco y negro, no existe espacio para identificarse con el panorama total de la historia. Al hacer todo en su propio beneficio, y no en una retorcida visión del bien común, el personaje y toda su movida antagónica pierde interés. Al esquema del guión menos le ayuda la presencia de personajes como la inmaculada Mila Kunis, demasiado rica y apática para existir en un mundo post-apocalíptico. Y aunque el personaje principal cargado con una espada es bastante creíble cortesía de la actuación de Denzel, y las escasas secuencias de acción cumplen cuando son desarrolladas, la apuesta pierde fuerza y nunca logra conectar. Además, el pobre Eli tiene una travesía con un paralelo demasiado Moises y si uno es pillo anticipa rápidamente cómo terminará su viaje a la tierra prometida.

The Book of Eli tiene una buena idea en torno para desarrollar, pero no la concreta en torno al contexto del libro secreto. Los últimos minutos son tediosos, con al menos tres o cuatro finales que alargan el cuento hasta el hastío, dañando uno de estos desenlaces que es bastante bueno. Generalmente se agradece cuando conectan la temática principal con aquellos personajes secundarios que, en primera instancia, parecen metidos de mero relleno. En este caso, con las ideas concretadas a última hora… no basta.

https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpghttps://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg

5 Epic Win/ 4.5 Win / 4 Buena /3.5 A la segura/ 3. Aceptable
2.5 Regular / 2 En Riesgo / 1.5 Mala / 1 Fail / 0.5 Epic Fail

Un pensamiento

  1. Nadie ha comentado? bueno la acabo de ver y me gustó, no se si sera denzel que siempre me deja pendiente todo el rato de lo que pasará con sus personajes o la mijita rica que sale…como robin, pero si le falto algo mas, quizas mas fuerza en el final que fue muy facilista, aunque si me entretuvo y la recomiendo.

Los comentarios están cerrados.