Si todos los remakes de clásicos de terror seguirán la ruta de Friday the 13th (2009), supongo que no debe existir mucha esperanza respecto a los resultados que se darán a partir de estas películas. Claro que la onda impuesta por la productora Platinum Dunes, la misma de Michael Bay, viene presentando su renovación del copy&paste desde The Texas Chainsaw Massacre (2003) y The Amityville Horror (2005). En esta ocasión el atractivo pesadillesco de A Nightmare on Elm Street viene de la mano de la recuperación de los orígenes del clásico Freddy Krueger y no del bufón en el que se transformó. Pero del resto del esquema, podemos prever cómo se vendrá la mano. Es decir, el misterioso rostro de la garrita con todo y el tanteo de las pesadillas.

Y el trailer completo de la película lo deja bastante claro pese a que los reportes iniciales salidos desde las funciones de prueba no son para nada auspiciosos. A esperar que sea sólo el blablá de los retards que todavía quieren que vuelva el Freddy chistosillo.