Oficialmente, el juego Mortal Kombat vs DC Universe ha entrado en la categoría de epic fail. Sí, mi interés en el juego se ha desvanecido totalmente gracias a esta noticia. Y es que durante el fin de semana, Kotaku dio a conocer que el fatality del Guasón había sido censurado para que el juego pudiese ser distribuido  por Midway en la categoría familiar estipulada (Teen). Ahora, en vez de que el contrincante del príncipe payaso del crimen recibiese un sorpresivo disparo, el rival estará fuera de la pantalla dejando la muerte «a la imaginación».

De este modo, la decepción continua inserta con todo en la producción de un crossover que termina costándole la esencia al lado Mortal Kombat. Un cjuego cuyo objetivo es adoptar un rating que les posibilite  maximizar las ganancias. Toda la producción, incluido el gameplay, es un retroceso considerando la violenta historia de un clásico. Y es que aunque MK nunca se ha caracterizado por una técnica depurada (estilo Tekken) si ha desarrollado un sistema en donde el control de los personajes y el entorno garantiza diversión violenta. Precisamente, el fatality del Joker había sido lo único que había destacado en ese sentido. Quizás, la gran excusa que reafirmaba las motivaciones para el desarrollo de este crossover. Sin el finisher, mejor dar un segundo de silencio y olvidarse de un juego más vendido que apoderado de mesa de elección política.

En Kotaku, además, ahora tienen un video sobre la diferencia e interacción entre los super moves y los pro moves. Crear secuencias de ataques, dejar pegado a los oponentes sin darle respiro, etc, etc. Supongo que ese video basta para ver un gameplay en donde no habrá ni una sola gota de sangre.