Si uno sabe de antemano, cosa no muy difícil teniendo en cuenta la publicidad, que Eagle Eye (Control Total) es una nueva película patrocinada por Steven Spielberg, no debería existir mayor sorpresa en términos de calidad y pulcritud de la producción. El dinero vuela con el Rey Midas y a la hora de lograr espectacularidad, no existen problemas en tirar la casa por la ventana. Por ello, la mayor fortaleza de esta película radica en las buenas dosis de acción, matizadas con sólidos efectos especiales, en donde las persecuciones destruyen autos y sets al por mayor, para que la parafernalia sea pan de cada secuencia. Claro, pero es bastante cierto que no todo lo que brilla es oro.

Aunque las fortalezas técnicas son consolidadas por el suspenso que logra imprimir su director DJ Caruso (Disturbia), este pierde el control en el resultado final toda vez que se deben pasar demasiados detalles por alto, para terminar comprando la inverosimilitud de algunos elementos del cuento. Si uno es demasiado quisquilloso, la película pierde bastante brillo. Y es que el gran pero de Eagle Eye tiene que ver con el desarrollo de la trama. Entre la espectacularidad de los detalles de las secuencias, el guión queda medio cojo al presentar las desventuras de Jerry Shaw (Shia LaBeouf) un tipo que vive de migajas gracias a su pobre trabajo en una tienda fotocopiadora. De la nada, recibe una extraña llamada que cambia su existencia, toda vez que es incriminado como un terrorista. Ahí, el mandato es uno: seguir todas las órdenes telefónicas al pie de la letra o asumir las consecuencias.

Sin embargo, la misteriosa voz de la mujer no solo recluta a Shaw, ya que una joven madre soltera (Michelle Monaghan) también es amenazada cuando la vida de su hijo es puesta en peligro. Como podrán imaginar, a partir de ese momento ambos deben trabajar en equipo para arrancar de las autoridades, seguir las órdenes, cumplir los objetivos y llevar a cabo los procedimientos por medio de un telefonazo mágico que los ayuda en el intrincado plan. Todo lo anterior es bastante atractivo al comienzo, pero cuando las respuestas llegan nada es muy satisfactorio que digamos.

Todo esto tiene que ver con la vuelta de tuerca de la villana de la historia, que es presentada en un marco poco creíble. Una vez hecha la presentación de las grandes respuestas, la cosa se va demasiado en la volada. No les puedo comentar mucho al respecto, porque lo mejor es ir al cine desconociendo todos los detalles de la trama. Lo ideal es ir predispuestos a aceptar todo lo que se venga, por muy increíble que sea. De hecho, en algunos momentos llega a ser inconcebible que puedan situar la película en la actualidad, considerando la gran respuesta. O sea, si el escenario hubiese apuntado de cara a un futuro no muy lejano, quizás la cuestión quedaba más verosímil. Sin embargo, el guiño realmente no se compra fácilmente cuando comienza a explicarse porque demonios esto se llama Eagle Eye (o Control Total).

Por otro lado, y pese a que durante el transcurso se elaboran valores de amor a la bandera gringa que nula resonancia tienen en otros lados del orbe, Eagle Eye logra esbozar una mediación crítica hacia el modo de la política norteamericana en medio de un mundo inspeccionado entre tanta acta patriótica, supresión de derechos y políticas de dicho gobierno en torno al terrorismo. Aunque todo queda bastante superficial, no le vamos a pedir un tratado sobre el tema, todo queda bastante bien acotado para sustentar las bases de un thriller de acción.

En ese sentido, el trabajo realizado por el vilipendiado Shia LaBeouf logra sustentar la película sobre sus hombros, pese a que el desenlace de la historia es muy pobre y su personaje termina reducido en medio de tanto decorado y triquiñuela poco creíble. Además queda la sensación de presenciar una pasarela de actores que deja con sabor a relleno, los cuales nunca logran solventar sus personajes (incluidos los de Rosario Dawson y Billy Bob Thornton, que perfectamente podrían haber sido realizados por cualquier otro). En definitiva, si se hubiese mantenido la idea central sin tanto adorno inverosímil, el resultado podría haber sido mucho más satisfactorio de, simplemente, algo para pasar el rato.

https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/09/mini-medio.jpg

5 Epic Win/ 4.5 Win /4 Buena / 3.5 A la Segura
3 Aceptable / 2.5 Regular
2 En Riesgo / 1.5 Mala / 1 Fail / 0.5 Epic Fail

3 pensamientos

  1. mierda de pelicula nada bueno aburrida me quede dormido. es muy obvia ademas que hijos de p los que hicieron esta pelicula

  2. pues iba mas o menos pero como siempre la cagan toda con su nacionalismo, hubiera sido mejor si detonaban el explosivo en la parte final

Los comentarios están cerrados.