Búsqueda Implacable (Taken) es la nueva apuesta presentada bajo el auspicio de Luc Besson, el director de clásicos totales como «La Femme Nikita», «Azul Profundo», «El Profesional» y «El Quinto Elemento». Claro que de un tiempo a esta parte, Besson se ha dedicado más a las tareas de producción y a las labores de guionista en varias películas de acción de corte bastante interesante, por lo que ver su nombre asociado a una película prepara el camino de lo que uno podría encontrarse. Sucede, por ejemplo, con la trilogía de «El Transportador» y ahora se repite con esta, su nueva apuesta que llega protagonizada por el incombustible Liam Nesson.

Y precisamente lo mejor de Búsqueda Implacable tiene que ver con el irlandés, en una historia que ronda en torna a un tal Bryan: un ex agente de la CIA que se mantiene en el retiro por voluntad propia, debido a que desea recuperar el tiempo perdido con su hija. Pero la tarea no le resulta muy fácil ya que su ex esposa (Famke Janssen) se casó con un millonario y su prole tiene acceso a todo lo que puede soñar. Ahí, él compadre muestra su lado amable ya que tiene para ofrecer solo su afecto y cariño (Es decir, va a la perdida en este mundo vil controlado por el cochino dinero), aunque todo indica que tomó la decisión de acercarse a su hija demasiado tarde. Su ausencia definitivamente mermó la relación.

A partir de ahí la historia se vuelve turbia rápidamente, cuando su hija es secuestrada en un viaje a París por una mafia de trata de blancas. Con poco tiempo para actuar, el ex agente debe hace uso de todas sus habilidades especiales, para viajar a Europa y en menos de 96 horas lograr el rescate, iniciando la cacería de los malandras antes que la pista de su retoño se pierda.

Una vez que la acción comienza, el ritmo de la película es sólido gracias a la interpretación de Neeson y un guión bastante ágil. Los minutos de metraje se pasan bastante rápido y eso, ciertamente, lo logran las películas entretenidas. Y esta lo es gracias a varias secuencias de peleas y persecuciones que rememoran lo mejor del cine de acción. Se agradece también que aquí no se abuse de los habituales efectos digitales y se acentúe el realismo. Lo suyo es bastante en la onda de Bourne, aunque con menos parkinson y con una apuesta que sale ganando en la comparación, gracias a su protagonista. Liam Neeson la lleva. Punto.

El sendero de balas, sangre, torturas y muertes se multiplican aquí en base a lo adrenálinico del cuento y el factor de la cuenta regresiva, que el tiempo se acaba, que Bryan tiene poco tiempo para rescatar a su hija. Los medios por los que Neeson comienza a encontrar y sacar pistas elaboran una seguidilla de escenas inquietantes, beneficiadas por las buenas decisiones de la edición y una historia que no busca vuelcas de tuerca ni sorpresas a medio camino. Su misión es demostrar el error que cometieron los secuestradores al cruzarse en su camino y el de su hija. Que están cocinados.

Búsqueda Implacable es mucho más de lo que uno podría esperarse de una película que no tiene una gran maquinaria publicitaria que la promocione. Aún cuando su tratamiento al tema de la prostitución es un poco superficial, la forma en que aborda la turbiedad del tema beneficia el desarrollo de la historia. Las canta claritas y se centra en solucionar las inquietudes de un padre tanto o más letal que los héroes de acción ochenteros, en la búsqueda desesperada de su hija. No más, no menos.

Pese a todos los puntos a favor, algo que juega en contra es la dirección de Pierre Morel (B-13). En algunas secuencias, su estilo de «videoclip» queda al debe gracias al uso de la típica edición con cortes rápidos y precisos para apurar la velocidad. Asimismo, las secuencias del epílogo están de sobra, cuando la película podría terminar perfectamente un par de minutos antes. En la balanza, estos son detalles en comparación a las fortalezas de una película a balazo limpio que cumple de sobra con lo que propone: 90 minutos de acción sólida con Liam Neeson demostrando que la venganza no tiene edad.

https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/09/mini-medio.jpg

5 Epic Win/ 4.5 Win /4 Buena / 3.5 A la Segura
3 Aceptable / 2.5 Regular
2 En Riesgo / 1.5 Mala / 1 Fail / 0.5 Epic Fail

12 pensamientos

  1. uu yeaaaaaaaaaaa esta pelicula es todo lo que uno………..no espera la trama se pirde en un rio de sangre y matanzas muy buena pelicula y Neeson no se ve tan ruko y se luce en esta pelicula repartiando madrazos por todos lados

  2. no estoy de acuerdo en q esta sea mejor q bourne por el hecho del protagonista no es tan solida ni tan motivante como bourne ahi difiero al 100

  3. ¡Comprensión lectora!

    «De ese modo, lo suyo es bastante en la onda de Bourne, aunque aquí la película sale ganando en la comparación, gracias al protagonista»

    Comparo protagonistas, Matt Damon y Liam Neeson. No dice que en la suma es mejor que Bourne Ultimatum, por ejemplo. XD

  4. Gracias por la reseña, la verdad es que me tincaba esta pelicula pero me faltaba algo de motivación para verla. :D

  5. la vi otra vez recien… y recorde que habias escrito un review

    el final es lo peor sin duda…
    pa qe hacer spoiler… pero el final debio haber tomado el mismo rumbo rudo de la pelicula

Los comentarios están cerrados.