En el escenario de las franquicias anuales, aquellas que año a año lanzan una versión de su videojuego, siempre está presente la duda respecto a qué es lo realmente nuevo.

En el caso de la saga FIFA, ahora que prácticamente no tiene competencia, su propuesta ciertamente se estancó desde que la compañía lanzó su primera versión para las consolas de nueva generación, incluyendo la mejora de la tecnología HyperMotion para afinar el gameplay de juego y sacar partido a la inmersión del control de la Playstation 5.

Y considerando que la edición de FIFA 22 ya podía ser considerada como la propuesta definitiva para la franquicia, pues afinó de gran forma lo que había sido el salto para la nueva generación, el desafío de FIFA 23 era aún mayor al considerar que el videojuego será el último de la saga tras el fin del acuerdo de la compañía EA con el ente rector del fútbol mundial.

El resultado, en ese sentido, es completamente satisfactorio, ya que FIFA 23 logra dar un paso adelante no solo para sustentar al videojuego en su condición de éxito imperecedero, sino que también para marcar una gran despedida que no se siente como una mera actualización de plantillas, mejoras cosméticas en los jugadores o la inclusión de equipos cuyas licencias se habían perdido en el camino.

Tomando el control por primera vez, aquí se siente un cambio – y no un mero ajuste – respecto a lo que se venía haciendo con el HyperMotion, dando nuevos bríos al motor que impulsa a los movimientos y reacciones de los jugadores digitales sobre el terreno de juego.

Desde el pitazo inicial, FIFA 23 se instala como un videojuego en donde las físicas de los jugadores se sienten más apegadas a un partido de fútbol de verdad que al pasado arcade que marcó por tanto tiempo a la franquicia de EA.

Ese factor de simulación está presente tanto en cómo se mueven los defensas a las posibilidades de intervenir balones, generar coberturas de los espacios e inclusive tener posibilidades de cortar las jugadas de aquellos atacantes excesivamente veloces que en el pasado eran la principal carta para agarrar vuelo, correr sin mayor oposición y enfilarse hacia el arco rival.

Sumando las mejoras visuales para acompañar el partido, ya sea para entregar más información sobre el desarrollo de juego o perfilar la distancia de un tiro libre directo (los cuales al fin modificaron su sistema junto a los tiros de esquina y penales), esta nueva edición del videojuego también incluye un montón de ajustes, mejoras y novedades.

Lo anterior va desde un nuevo tipo de disparo más potente a los cambios en el modo FUT para expandir su sistema de química de las plantillas. Sumen la – acotada – expansión del fútbol femenino, algunos extras para el modo Volta y la posibilidad de usar al AFC Richmond en el modo carrera, tomando el rol del mismísimo Ted Lasso para conducir al equipo a las alturas que la serie por ahora ha negado. El sentido de nuevo está realmente presente en un videojuego que en el pasado ha pecado justo en esa materia.

Considerando que personalmente tiendo más a jugar en los modos tradicionales que en Ultimate Team, por lo que ciertamente no tengo que experimentar a diario con lo que para mi es el tedio de los cosméticos, el sistema de objetivos y los procesos de farming que son propios de las apuestas que marcan a esa popular sección del videojuego, FIFA 23 de todas formas puede traducirse en una experiencia netamente de juego en cancha que no dependa de los aspectos más cuestionados de la propuesta de videojuego como servicio de la que depende todo el negocio de EA.

Es ahí en donde más brilla FIFA 23, ya que realmente se siente como una experiencia que pone broche de oro a una de las sagas más populares. Una que se siente completamente refinada en su despedida, algo no menor considerando que la incertidumbre sobre las puertas que abrirá la nueva época de EA Sports FC recién comenzarán a vislumbrase a partir del próximo año.

Pero en lo que concierne a esta nueva edición, el videojuego en definitiva logra salirse del fango que representa una mera actualización para instalarse con propiedad como una edición que, con lo bueno y malo que eso implica, exuda fútbol. Ya sea que juegues el modo carrera para llevar a tu equipo al estrellato, conformes tu plantilla para derrotar rivales a diestra y siniestra en los modos en línea o le des una oportunidad a modos más escondidos como la posibilidad de jugar una Copa Libertadores. Simplemente todo lo que esperas de un FIFA está aquí para despedirse a lo grande.

Publicado en Mouse.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s