¿Qué hace que alguien sea el deportista más grande? ¿La comparación entre marcas? ¿Qué tan imbatible son sus récords respecto a lo que hacen otros en otras disciplinas? ¿La forma en que destruye el pasado con nuevos hitos que parecen inalcanzables mientras domina su deporte?

Para mi el deportista más grande es aquel que genera un impacto no solo en su disciplina, sino que también cambia al mundo. Y Muhammad Ali lo fue, siendo el más grande, literalmente autoproclamándose el rey del mundo y demostrando a cada pelea que lo era. Demostrando que no solo eran palabras.

Repito, Ali fue el más grande, no hay discusión posible al respecto.  Ali se definía así y lo demostró con una confianza excesiva que impactó a todo el mundo como el mejor de los combos en el hocicos. Lo hizo volando como una mariposa y picando como una abeja.

Desde su surgimiento como campeón olímpico, a su profesionalización que transformó a su carrera en un huracán que arrasó con la competencia, siendo el primer campeón indiscutido del mundo en tres ocasiones, Ali comenzó a cambiar el mundo desde que era Classius Clay. No solo eso, se levantó de su primera derrota para demostrar con sus puños y su cerebro para armar estrategias arriba del ring, que no había nadie como él sobre el ring. Y lo hizo en las peleas de box más importantes de todos los tiempos.

Pero más allá de sus logros, Ali utilizó su fama para cambiar al mundo, para aportar a la sociedad, para demostrar que no podía quedar indiferente ante la segregación racial y el dominio apabullante de los conservadores en Estados Unidos. Cuando no lo dejaron entrar a una fuente de soda, Ali tomó la medalla olímpica que ganó para su país y la tiró al río. No podía estar orgulloso de ese país.

Cuando fue convocado por el Ejército para ir a pelear a la Guerra de Vietnam, mientras era el campeón del mundo que cambió su nombre de esclavo para abrazar al Islam, simplemente no dio el paso adelante en la convocatoria. No iba a a matar debido a su creencia religiosa.

ali

Mi conciencia no me dejará ir y dispararle a mi hermano, o alguna persona de piel más oscura, o alguien pobre, con hambre y viviendo en el lodo, no podré disparar por la gran y poderosa América. Nunca me dijeron negro, nunca me lincharon, nunca me tiraron a los perros“, llegó a decir.

Por eso fue despojado de su título, condenado por no aceptar el llamado del Ejército y por cuatro largos años no pudo pelear. Pero mientras su caso avanzaba a la Corte Suprema, Ali usó el don de la palabra que también poseía, para poner en el tapete que el verdadero conflicto se estaba viviendo en suelo propio.

Por ejemplo, en medio de un debate, y al ser encarado por un estudiante que criticó su negativa ante el llamado de ir a luchar por su país, Alí simplemente golpeaba con su lengua. “Mi enemigo es la gente blanca, no el Vietcong, los chinos o los japoneses, tu eres mi contrincante cuando yo quiero libertad, tu eres mi contrincante cuando quiero justicia, tu eres mi contrincante cuando quiero igualdad. Tu no pondrás de pie para defenderme en Estados Unidos por mis creencias religiosas y quieres que vaya a otro lado y pelear, mientras ni siquiera vas a ponerte de pie por mi aquí en casa“, criticaba.

Ali aportó más allá de sus logros deportistas. Y sí, perdió el invicto. Y sí, tras perder el título por última vez intentó volver un par de veces más sin lograr su objetivo  caer sin apelación ante rivales que en su prime no habrían tenido oportunidad. Pero nada de eso empañó su impacto deportivo ni menos su aporte cultural. Ali fue tan grande que incluso DC Comics reconoció el golpe.

 

No solo eso. En 1981, cuando Ali ya estaba por colgar los guantes, inclusive demostró que era todo un superhéroe al lograr que un hombre no se suicidara. Muhammad Ali fue Superman.

Repito, Muhammad Ali fue el deportista más grande del sigo XX, que es un título que no solo se gana siendo el mejor en una disciplina. Ni Pele, Ni Jordan, ni Sena, ni todos los deportistas contemporáneos que barren en sus respectivas disciplinas. Ni Federer, ni Bolt, ni Messi.

Nadie fue ni es más grande que Ali, uno de los iconos culturales más grandes de la humanidad y ahora nos queda su legado para recordarlo. Un legado que era mucho más grande que solo sus victorias en un cuadrilátero.

Hay un montón de documentales muy, muy buenos para acercarse a su historia. Sus peleas están ahí para apreciar su talento, cómo esquivaba y jodía la cabeza de sus rivales. La pelea del siglo. El Rumble in the Jungle. El Thrilla en Manila. El “combate” contra Antonio Inoki en un choque contra la lucha libre. El combate contra Superman que pueden tener en sus manos.

Fue el más grande del mundo, el rey del mundo y nadie lo igualará.

12 pensamientos

  1. Messi, Nadal, Federer, Bolt son grandes atletas, Ali es y sera el mas grande no por sus logros si no por su legado al enfrentar la vida que le toco.
    Mis respetos para su figura !!

  2. Un diferente, alguien que siguió los pasos de Luther King y Malcolm X, alguien que quiso cambiar las cosas de su “país” a su manera y a su forma y realmente lo logró, un ejemplo de deportista y más aún de un atleta en sus condiciones, se agradecen todas sus frases y mensajes en cada una de sus intervenciones para seguir luchando por lo que realmente importa: la igualdad (en todas sus formas). Un adelantado del Box, un adelantado de la diplomacia. QEPD.

  3. Comparto todo lo que dijo el Dr. Malo, Ali es y sera el mas grande de todos los tiempos. De verdad que su partida me toca en lo profundo. Hasta siempre Campeon.

  4. No esperaba menos… gracias SDM por este tributo y no tomen mal este link pero Alí vs Superman deja en claro lo amado que era este gran ídolo.

  5. un grande!!!
    un verdadero atleta que entendio el poder que tenia y lo supo maneja defendiendo sus ideales y derechos..
    no como los idolos de hoy mas preocupados de sus peinados y sponsors…

    the peoples champion!!!

    un grande

Los comentarios están cerrados.