El 9 de agosto próximo llegará a las salas nacionales No, la nueva película de Pablo Larraín, que con la actuación del mexicano Gael García Bernal ahondará en la historia tras la popular campaña de la oposición a la dictadura de Pinochet para el plebiscito de 1988, la misma que instaló la promesa más famosa de todas: la alegría ya viene. Una realización nacional que al menos por temática optimista está en la vereda opuesta a las exitosas pero depresivas películas anteriores del director, y además anticipa desde ya una factura sólida a la hora de recrear al Chile marcado por el miedo de finales de los ochenta.

No sé ustedes, pero el tráiler que verán a continuación me dieron ganas de ver la película, y hasta se me olvidó que no fui precisamente fan de Tony Manero y Post Mortem. Está bien. No se me olvidó, pero al menos quiero decir que no.

27 thoughts

  1. Me cae mal Larraín, pero esta se ve interesante, esperemos que no nos salga con algo como García bernal cagando en la calle, volviendose loco y pegandole a su mama mientras despues la mea.

    PD. la pagina esta como el forro

    1. Está bueno el encghulamiento Doc, faltan unos ajustes nada más, olvide a las bestias del anacronismo encerradas en su cubil

  2. Hic Rodus, Hic Salta, si cualquiera de nosotros (me incluyo) es capaz de hacer una pelicula y eso incluye, Buena Fotografia, Buena Direccion de Arte, Buenos Actores, etc y aun cuando de repente tenga guiones NO NECESARIAMENTE PENSADOS para nuestro mercado saturado de gente que no ha leido un libro en Decadas. Entonces digan lo que quieran de hacer peliculas. Yo feliz si pudiera hacer peliculas como este tipo, el tipo se atreve y lo hace, mientras que la mayoria de nosotros esta sentado en una silla escribiendo que lo que hace es malo. ojala le vaya bien

    1. Sus películas intentan ser más de lo que realmente son, es por eso que terminan siempre como la mierda. Tengo que reconocer que esta se ve especialmente interesante. Esto incluso tomando en cuenta lo agotado que esta el tema de la dictadura en el cine Chileno.

  3. Ya tengo una sobredosis de socialismo de izquierda como para estar viendo un trailer relacionado con esta temática. Una vez leí en un diario el titulo “Murió Pinochet. Salvo a Chile del comunismo”. En su momento me parecio incorrecto. Hoy en día eso y la amenaza de convertirse en Cuba no me parece una amenaza politica irreal.
    Desde Argentina.

  4. en lo personal jamás me ha gustado el cine Chileno, creo que si no hay sexo o política no tiene éxito. mas aún, como que no son capaces de innovar en otras temáticas bueno salvo las de terror. Pero más allá de eso? Nada. solo más de lo mismo…

  5. Tanto la “Dictadura” como la “Unidad Popular” son temas que han generado cierta saturación o rechazo por la referencia constante que han tenido y siguen teniendo en nuestra sociedad. Por un lado, (con las diferencias de cada caso) traen malos o dolorosos recuerdos y, por otro lado, ha primado una mirada superficial y/o muy politizada sobre estos. Por lo general, el cine chileno de ficción, al abordar dichos temas ha reflejado esa falta de profundidad, esa reflexión limítrofe. No así el documental chileno.

    Por lo tanto, no es acertado afirmar que estos temas se encuentren agotados para el cine. Lo que ha faltado es una generación de cineastas tan valientes como innovadores que asuman el desafío de adentrarse a fondo en estas dos etapas de nuestra historia, adentrarse en qué ocurrió, por qué ocurrió, etcétera. Lo que surja de esa búsqueda podría ser inmensamente interesante, artístico y catártico.

    Tampoco me gusta el cine de Pablo Larraín. Efectivamente, su filmografía está muy sobrevalorada. Considero que Larraín es alguien que ha hecho cine porque cuenta con los medios (productora, contactos y otros), pero no con ideas de peso. Nótese que no estoy criticando a alguien por contar con los medios. Lo que crítico es que siendo realizador su mayor mérito se deba a la producción y distribución de su obra.

    ¿Por qué las películas de Larraín han sido elogiadas y premiadas fuera de Chile? Me atrevo a dar tres razones:

    1) Porque, precisamente, tiene los medios para que sus películas lleguen a esos circuitos.

    2) Porque también sucede que ciertas películas incoherentes son catalogadas de “profundas” por la crítica “especializada” (en un esfuerzo por darle sentido al sin sentido).

    3) Porque, a veces, en una actitud muy paternalista, se premia “el dolor de un país” cuando está conectado con una obra de la nación correspondiente (como por ejemplo: una película polaca que muestra directa o indirectamente la invasión de los nazis a Polonia; una película africana que muestra directa o indirectamente el periodo de colonización y esclavitud).

    A simple vista, la película del NO es una apuesta tan segura como interesante. Eso sí, Larraín no figura como guionista del film. Esta vez, fue Pedro Peirano quien asumió la tarea. Se trata de una co-producción, por lo tanto, habrá más manos metidas en el aspecto creativo. Sólo queda esperar por su estreno.

    1. Tu comentario me da en la razón. No es la película en sí, sino la chapa “Dictadura” (como también podría serlo la chapa “UP”, “Pinochet” o “Allende”) que genera automáticamente rechazo en varios. De ahí que tú afirmes que es “mas de lo mismo”.

      La Historia siempre está sujeta a nuevas revisiones, nuevos análisis. Y el cine puede contribuir a ello. No digo que ésta película vaya a ser esa gran película que aborde dicho periodo. Sólo planteo que, al respecto, el cine chileno de ficción tiene una gran deuda. Falta una exploración más profunda y original sobre esto.

      Otro ejemplo de saturación fue el tema del “Rescate minero” o de “Los 33”. En pocos meses, los medios comunicacionales (tanto nacionales como internacionales) explotaron la noticia (tanto antes como después del rescate mismo). Se bombardeo hasta el cansancio sobre el asunto. Y después ¿quién en Chile quería saber sobre los mineros? Todo lo cual no quiere decir que no pueda abordarse, nuevamente, el tema, pero, eso sí, desde otra perspectiva.

      Saludos.

  6. dictadura? pinochet? de nuevo? haaasta cuando???? un mierda mas del cine nacional.

  7. Me dan la razón elduro, connor y kaek. Ante la chapa “Dictadura” (como también podría ser “UP”, “Pinochet” o “Allende”) se genera, automáticamente, un rechazo por varios. De ahí que escriban respuestas como “más de lo mismo”.

    Sin embargo, la Historia siempre está sujeta a nuevos análisis, a nuevas reflexiones. Y el cine puede contribuir a ello.

    No he estoy insinuando que esta película vaya a ser una gran película que hable sobre el periodo. Sólo quiero precisar que este tema ha sido en el cine tan reiterativo como superficial el tratamiento que se aplica. Al respecto, el cine chileno de ficción tiene una grandísima deuda. Si eso no cambia, seguirán muchos opinando en los términos que Uds. lo hacen. Y la única forma de saldar esta deuda será con una exploración más profunda, más interesante, más original.

    Por supuesto, es valido que no les interese el asunto. Pero que no sea por las razones equivocadas.

    Saludos.

    1. Yo no sé dónde han estado o si van al cine o no en los últimos cinco años, pero hace rato que el cine chileno es más que “dictadura” o “mete y ponga”

      El resto es puro prejuicio

  8. Estoy de acuerdo DrMalo. Eso habla de la mala predisposición que está instalada. En todo caso, yo lo decía comparativamente, tomando en cuenta las últimas 2 décadas. Claramente, hoy son más las temáticas abarcadas.

    Saludos.

  9. Una mierda… avancemos por favor como pais? … dejemos el pasado atrás… gracias… esta wea yo creo q es cine pa los viejos pa que se entretengan una y otra vez hablando de la misma RECHUCHÁ de tema… pa calentarse la caeza .. que pinochet aqui, allende aca… y sus putos derechos humanos.

  10. prejuicio? de que hablas. incluso películas “familiares” como el gringuito tenia sexo. y no me vengas con que hay que ser abierto de mente para ver esas películas. debe ser la única película “familiar” que tiene cacha. aquí en Chile siempre ha sido igual y lo seguirá siendo.

Los comentarios están cerrados.