Es la persona que, después de Bob Kane, ha aparecido más veces en los créditos de todos los comics de Batman alguna vez editados, y a diferencia de Kane, de verdad trabajaba. Lamentablemente, el reconocimiento llega cuando ya ha partido. Hablamos de Adrienne Roy, colorista y entintadora sempiterna en DC Comics, fallecida prematuramente de cáncer el pasado 14 de diciembre.

Nacida en 1953, Roy es una de las pocas mujeres que ha desarrollado una carrera constante en los cómics. Aunque el rol del colorista nunca ha resonado con singular importancia a la hora de hablar de autores favoritos, no se puede desconocer que, en la industria del cómic de superhéroes, la aplicación de color puede hacer la diferencia. Junto a Lynn Varley, Roy debe ser considerada como una de las artistas femeninas fundamentales para el cómic DC.

En tiempos previos a la aplicación digital de color, el trabajo de Roy brilló como vehículo de lucimiento para grandes dibujantes como Michael Golden, José Luis García López, John Byrne, Jim Aparo y muy especialmente con George Pérez, donde se convirtió en el cuarto pilar creativo junto a Marv Wolfman en esa gran etapa de New Teen Titans.

En cualquier comic DC de los ochenta puede comprobarse que Roy estaba allí. Se convirtió en la colorista top de su editorial y conservó su trabajo hasta que el agotamiento y nuevos intereses la alejaron de la industria. También destacó en su otra pasión, los tatuajes, donde obtuvo diversos reconocimientos de medios especializados, incluyendo el premio a la Mejor Mujer Tatuada de 1982. Amante del color aplicado a mano, nunca se integró a las técnicas digitales, y dedicó sus últimos años a certificarse como hipnotista. Tras su muerte, a la edad de 57, nos queda valorar su trabajo, no sólo por su larga estancia en títulos como Batman, Detective Comics y Shadow of the Bat (16 años en total), sino muy especialmente por su trabajo junto al grandioso Pérez. De hecho, fue su marido en aquel entonces, Anthony Tollin, quien coloreó la magnífica Crisis en Tierras Infinitas. Una labor que debió haber recalado en Roy, pero eso ya es entrar en especulaciones.

Y con perdón, una nota al pie. En las reediciones que las grandes editoriales americanas están haciendo de comics clásicos pre-digitales, muchas veces se procede, por razones obvias, a reprocesar el color, cuando no derechamente rehacer toda esa labor. Es cierto que se trata de un nuevo producto que debe ser acreditado, tanto al profesional como al estudio que realicen dicha labor, pero también es injusto que el nombre del colorista original desaparezca. Si bien su trabajo es reemplazado, no se puede negar que su trabajo marca la pauta de aplicaciones posteriores. Sería de pésimo gusto que profesionales como Adrianne Roy caigan en el olvido sólo porque durante años trabajaron para el lucimiento de otros. Descanse en paz.

«El color guía al ojo y ayuda a contar la historia subconcientemente… No debe distraer jamás  del flujo continuo de la obra en su conjunto.»

Adrienne Roy

11 pensamientos

  1. parte del gran equipo de principios que armó grandes historias de Batman a principios de los 90 : Grant-Breyfogle-Mitchell-Roy…respetando los clásicos azul y gris, Roy hacía ver a Bats amenazante, temible…el que nos gusta.
    57 años? bastante joven para morir en realidad…hubiera sido genial verla colorear Crisis (siempre me cargó el Batman azulado de esa saga)
    QEPD

  2. Una pena. El ser colorista es una pega ingrata, como muchas veces con la música de fondo en las películas, solo nos damos cuenta cuando no está allí, o cuando el trabajo es tan malo que ne te queda otra que notarlo. Como muchos, Batman fue mi «droga de entrada» al mundo del noveno arte, así que claro que me suena su nombre. R.I.P. Adrienne Roy.

  3. Maldito sea el cáncer… no sólo se lleva grandes talentos sino también seres queridos cercanos a uno. Descanse en paz, maestra.

  4. la serie Hijo prodigo y luego Troika estan genialmente coloreadas, sin olvidar las series de robin., pero indudablemente la mas rekordada; Una muerte en la Familia kon el tambien genial Jim Aparo.!!

  5. Siendo un lector de comics veterano siento mucho esta pérdida. Algunos de los mejores momentos de mi niñez, adolescencia e incluso edad adulta los pasé con algún cómic entre las manos. Las primeras «Flush Man», Batman, Liga de la Justicia de la Perfil, las clásicas Zinco, las algo censuradas Vid, las de Norma, y muchas más. El nombre de Adrienne Roy lo recuerdo en tantas buenas historias….un pequeño homenaje para los héroes que no siempre vemos, pero que sentimos cuando se van.

  6. como megafan de toda la vida de batman esta es una gran perdida,
    adios a una grande

    Adrienne Roy
    Que En Paz Descance

Los comentarios están cerrados.