Creado por Daniel Way, el locuaz escritor de Deadpool, y el único tipo que además de dibujar musas puede trazar perfectamente a los monos, Frank Cho, llegó Hit Monkey #1. A grandes rasgos, esta es la historia de un mono asesino. La idea sonará un poco estúpida, quizás hasta rayando en lo demencial. Pero, ¿quién no ama a los monos? ¿Alguien objetaría un comic de simios?. A sabiendas de ello, y con la tradición de personajes monos en el mundo de las viñetas, el co-equipo se trazó averiguar las repercusiones de una interrogante quizás más importante: ¿Qué pasa si se le agrega un par de armas a la dinámica mona?. Todos podrían esperar una verdadera simiesca locura, pero eso no es tan así.

Todo se inició con un one shot publicado a inicios de año, en el cual se narraba la travesía de un simple primate para convertirse en un «brutal» asesino. Ahí nos presentaban cómo, viviendo en paz con los de su especie en las montañas, un día su tribu decide ayudar a un humano herido. Este resultó ser un mercenario prófugo, donde nuestro mono protagonista aprendió las técnicas del asesino, como un verdadero autodidacta y amo del copy&paste. Pero ese asesino atrajo a otros malhechores que estaban tras su cabeza y que a la larga se dedicaron a matarlos a todos. O bueno, casi todos. De ahí la base de la historia, donde todos sabemos que no hay nada peor que un mono buscando venganza. Insertar música dramática de fondo, con un close up en los ojos.

Ahora con la serie mensual, que se inicia con este número, nos contarán su historia y formación antes de convertirse en el feroz enemigo con el que se enfrentaron Deadpool y Spider-Man en la serie del mercenario bocón (Deadpool #19-21). Quizás pensarán «es solo un mono», más aún no faltará el que advertirá «jamás tomes en serio a uno, menos si tiene un par de armas y es enemigo de Deadpool«. Y tal vez tengan razón, pero está serie se destaca porque quiere combatir ese «modelo» y desde el inicio de la historia nos quieren dar su batalla por dar la seriedad al cuento, a través del tono del relato.

Este mono asesino no solo es un enemigo sacado de la loca cabeza de Way, sino que cuenta con todo el origen presentado anteriormente. De ahí que aquí no exista nada de humor fácil. El escritor se toma esto en serio, pues sabe que si quiere contar chistes… ahí está Deadpool para cumplir el rol. Tras el One Shot, nuestro peludo amigo está dando caza a quienes causaron su desgracia al dar muerte a su querida familia. Un impulso narrativo algo estúpido y a la vez un poco brillante. ¿Cómo un mono con sentimientos encaja en el universo de los Celestiales, Inhumanos, Ninjas, Vampiros, Avengers, y todo ese vasto cosmos Marvelita?.

A grandes rasgos, esas interrogantes superiores pasan a segundo plano. Aquí lo que importa son los objetivos del mono, a quienes precisamente logra eliminar. Todo podría acabar ahí, pero no. Ante sus ojos tiene una aparición: el asesino, el humano al que copió sus habilidades como buen mono. Podría decirse que el mono enloqueció y lucha lado a lado con el demonio de la venganza.

Debido al problema de diálogo que se genera al tener a un mono de protagonista, Way aquí los presenta y articula tras crear un acompañante fantasma para el personaje. Así el argumento se desarrolla con los consejos del espíritu al mono y viceversa. En base a ello, también instala la sedienta de revancha contra altos funcionarios y la presencia de oscuros secretos. Aprovechando que nadie sabe de la muerte del maestro asesino del mono, podría usarse a futuro ese factor como una interesante dinámica para el desarrollo de la historia. Es decir, ver a un mono a las ordenes de un fantasma que se aprovecha de su tristeza para utilizarlo como una letal marioneta.

Al final del primer número, precisamente ese factor de la ignorancia ayuda a completar el trabajo de Hit-Monkey. Pero no todo acaba ahí, toda vez que alguien es contratado para terminar con su existencia. ¿Quién es?, la invitación es a que lean el número pero la situación precisamente hace una nueva conexión con el resto del Universo Marvel. Pero el peligro al menos está instalado, ya que el tipo que irá tras su cabeza da siempre justo en el blanco.

https://i0.wp.com/img202.imageshack.us/img202/2103/imagen5ry.png

Hit-Monkey se instala como un buen trabajo y no es broma. Sería bueno que le den una mirada ya que es una historia deleitable entre tanta basura que se genera actualmente (cofcofLoebcofcof). Con una revisión de asesinos que  no raya en lo absurdo, pese a su premisa, esta es una historia exquisita y sombría que no debe leerse con prejuicios. El dibujante Dalibor Talajic le brinda un toque natural a las expresiones. Y eso es importante ya que esta propuesta se sale de la rutina normal e incluso logra dar con ciertos toques existencialistas. En medio de eso, toca algunos puntos en tornó a la lucha contra los demonios internos o la capacidad de un ser vivo de vengarse tras ser dañado profundamente.

https://i0.wp.com/img6.imageshack.us/img6/3346/stan4.png

5 Epic Alan Moore Win / 4.5 Excelsior! / 4 Ultimate Bendis /3.5 Millar is Wanted
3 Aceptable / 2.5 Tie in
2 Bendis Invasion / 1.5 La $ de Quesada / 1 Loebtástico/ 0.5 Ultimatum Loeb

3 pensamientos

  1. Wow, me sorprendió ver un review de este comic. De partida porque no coincido en casi ningún punto de lo que tú expones, para mí fue casi una lucha leerlo entero. A ratos tiene textos muy largos y cansadores que no aportan en nada al desarrollo de la historia, y lo del mono con pistolas ultra asesino nunca logró convencerme. Sentí como que el escritor quería que comprara la seriedad de la historia, casi forzando los diálogos y las secuencias, pero no pasó.
    De todas formas, se valora tu trabajo.

  2. Si, al principio suena bastante loco este asunto, pero al ir conociendo algunos detalles, va agarrando una buena forma, ya veremos como se va desarrollando esta historia, suerte.

  3. jaja.. La idea me parece tan demente que se me antoja leerlo, más aún luego de leer tu review, buen trabajo! ;)

Los comentarios están cerrados.