Les guste o no, Bryan Singer ayudó a redefinir el género de los superhéroes a inicios de la década pasada con X-Men. Su revisión, fue precisa en un momento en el que se pensaba que todo estaba arruinado tras el descalabro que representó la sin igual Batman & Robin. Es por eso que el regreso del director a la franquicia representa un hype interesante, pues las dos últimas apuestas mutantes (X-Men 3 y Wolverine) son productos que merecen ser olvidados en el tarro de la basura.

En una entrevista con el Hero Complex, Singer rememora la época del lanzamiento de la primera película en compañía de la productora Lauren Shuler Donner, conversando también de cara a lo que será X-Men: First Class. De este modo Singer explica que la película encontrará su eje en la relación entre el Profesor X y Magneto, confirmando además que contará el inicio de la escuela para mutantes con encarnaciones jóvenes de Cyclops, Jean Grey o Bestia, por ejemplo. Pero esto último no será lo más importante.

“Solo hacer a jóvenes mutantes no es suficiente. La historia necesita ser más que eso. Me encanta la relación entre Magneto y Xavier, estos son dos hombres con puntos de vista diametralmente distintos pero que logran ser amigos hasta un punto. Son los amigos/enemigos definitivos”

Lo interesante es que la productora Shuler Donner lanzó la tentación para que el director de las dos primeras entregas se haga cargo de X-Men 4, en un proyecto que debería recuperar la franquicia principal. Y aunque Singer expresa que lo primero es trabajar en First Class, el actor Hugh Jackman también habría tratado de convencerlo para encargarse de la segunda película de su personaje en Wolverine 2. Por eso, el director explica que le gustaría multiplicarse para dejar a todos contentos y evadir los conflictos de agenda.

¿Creen que será suficiente Singer para recuperar la línea mutante?