Pese a que día a día nos convoca el entretenimiento masivo, quiero dedicar un par de párrafos a todos nuestros seguidores que sufrieron con el terremoto que afectó a este país durante la madrugada del sábado y el posterior tsunami que causó tantas o más tragedias. Sabemos que fue uno de los malditos movimientos telúricos de mayor intensidad en la historia del tercer planeta del sistema solar y las consecuencias de sus 8.8 grados Ritcher marcarán a esta tierra por largo tiempo. El conteo de muertos suma y sigue, mientras por las pantallas presentan una tierra de nadie de arrasados pueblos costeros cercados por la incomunicación y ciudades marcadas por el caos tras la destrucción. Al mismo tiempo, somos bombardeados con imágenes dignas de las peores partes de una película de George Romero.

Aunque sin duda existen más JJ Jameson que Perry White  a la hora de informar, no olvidemos que hay gente que está saliendo con ñeque de esta situación y son ellos los que se merecen la tribuna.  Personalmente puedo decir que no sucedieron problemas en los cuarteles generales del Salón del Mal, salvo el susto que provocó un terremoto que pilló al país durmiendo. Espero estén bien junto a sus familias y las historias heroicas de la gente que está sobreviviendo o ayudando en estos momentos, se multipliquen y logren la atención que se merecen.

Fuerza Chile