El atareado fin de año fue el obstáculo que impidió que aplicará con la reseña de Paranormal Activity, pero esta no habría sido positiva. Aunque el ritmo por momentos es el apropiado para su estilo de apuesta, el producto final no es más que una serie de secuencias que se anticipan tanto, tanto… que es imposible llegar a mojar la ropa de puro miedo con el líquido amarillento secretado por los riñones. Claro que reconozco que soy de aquellos que se rió con El Exorcista y Martyrs no me generó ninguna mueca de desagrado. La dirección busca manejar los hilos del suspenso, pero se cae por demasiado en el recurso fácil de la gimmick de pinta docurealista. Pero aún así la apuesta fue exitosa cortesía del boca a boca y garantizó una secuela. ¿Quién se encargará de la apuesta?, en THR anuncian que el elegido es Kevin Greutert, director de Saw VI y que además editó todas las películas de dicha saga.

Siguiendo quizás peligrosamente las pistas de The Blair Witch Project, cuya secuela infumable volví a ver hace un par de noches de ocio en el cable, los realizadores del original se mantendrán como meros productores al tiempo que Paramount entregará la batuta a los nuevos encargados que estrenarán la segunda parte el 22 de octubre, en una fecha que los pondrá cara  a cara contra Saw VII. Ahora la gran interrogante es, ¿Cuántos querrán ver la secuela tras ver la primera?

Para mi, no todo estará bien… por lo que ya conocen mi repuesta.