Durante el fin de semana fue dado a conocer por el actor Sam Worthington que Clash of the Titans volverá a los sets para filmar nuevas secuencias para la película. Considerando que el estreno programado es para marzo, rápidamente surgen las dudas. Pero es el mismo actor el que las descarta aclarando que durante el proceso de filmación se registraron secuencias que sabían que debían mejorar y que volverían a hacerlas. Más importante, “el estudio nos dejará añadir algunos dioses y escenas“. En medio de esas mejoras, también da a conocer que en el estudio dará el salto al 3D.

Pero mientras algunos de seguro saltan en una pata, yo me pregunto ¿Para qué cresta van a aplicar el 3-D ahora? Okey, sí, la tecnología es un chiche bonito. Pero si van a hacer una película utilizándolo, que lo hagan desde el inicio. El proceso de transformación de una película filmada “normalmente”  al 3-D es ampliamente cuestionado y los resultados distan bastante de los estándares de, por ejemplo, algo como Avatar que fue pensado desde su génesis con la tecnología. Estos traspasos no son sinónimo de win, no son la zorra. El proyecto me interesa demasiado, pero desde ya se rumorea que la película podría mover su fecha de estreno para esta transformación debido al tiempo que requiere. Métanse su 3-D “falso” por la raja y estrenen la película en la fecha prometida.

vía /Film