“You owe it to yourselves and your loved ones to see this again and again. Memorize it and say to yourselves, “I saw genius in my lifetime”

by DameElizabeth

Ayer tuve el placer de ir a ver This is It, proyecto que captura los últimos ensayos de Michael Jackson. Una película que se autodenomina documental, pero que en realidad es una recopilación de imágenes que a estas alturas son históricas. No tiene muchas entrevistas, ni el propio Jackson habla directamente hacia la cámara, nunca es interrogado por el director. Las veces que se le escucha, es en plena interacción con su equipo.

Aún así, con una estructura que lo deja en la categoría de “musical” y cuya historia se centra en la creación del espectáculo y en la genialidad creativa del músico, esta es lejos una de las mejores muestras sobre él que he visto hasta la fecha. Demuestra por qué Jackson es el rey del pop. Y deja para la fantasía del espectador, el por qué también lo llamaban “The King of Pain”.

https://i1.wp.com/farm4.static.flickr.com/3140/4053723340_eefc6dc2ed_o.jpg

Como ya saben todos – o deberían saber, a no ser que sean de Urano – Michael Jackson murió antes de poder emprender la que sería su última gira: una multimillonaria empresa que dejaría a disposición de sus fans una serie de conciertos donde interpretaría los temas más conocidos y requeridos por la audiencia. Los ensayos eran exhaustivos, con bailes y pirotecnia, con proyecciones en 3D, grúas que lo levantarían del suelo y trajes con lentejuelas digitales sincronizadas para brillar a control remoto. Tras su muerte, se dijo que los mismos bailarines de Jackson estaban preocupados por su salud, pues se sobre exigía demasiado en los ensayos. Que estaba muy delgado, que ya no era el mismo. Por eso la llegada de This is it viene no sólo para dejar en claro que perdimos a un grande de la música, sino que también a disipar las dudas entorno a su salud.

Durante las casi dos horas que dura la película, se ve a Michael Jackson ensayando sus temas más conocidos, desde Thriller hasta I just can’t stop loving you (lejos la mejor de todo el documental). Se le disfruta cantando y bailando con pasos moderados, pues él mismo deja en claro que no quiere sobreexplotar su garganta antes de los conciertos. Pero sobre todo, lo más fascinante es que se entiende la inferencia que tiene sobre su propio show. Desde el casting de sus bailarines, hasta la especificación del tempo del bajo, la cadencia del teclado, la altura de la grúa, el solo de guitarra, las expresiones de los actores en las imágenes de apoyo, la duración de los coros. Todo pasa por su juicio, todo lo controla, todo está meticulosamente programado por él para el agrado del público que tan bien parece conocer. ¡Todo!.

https://i0.wp.com/farm4.static.flickr.com/3481/4052982609_715b3548c1_o.jpg

Y al final de cuentas las dos horas se pasan volando. Porque quienes lo vayan a ver esperan justamente eso: entender un poco más quién era, qué hacía, dónde estaba antes de morir y cómo iba a ser su show. Todas esas preguntas quedan saldadas en canciones y preparaciones, además de que se levanta con belleza la simpleza de la personalidad de M.J, la humildad con la que trabajaba, lo reservado que era y lo seguro que estaba sobre quién era él para el consciente colectivo.

Dista mucho de ser algo parecido a lo que hizo Scorsese con los Rolling Stones, porque esto no es sólo para fanáticos, sino que es para todos, pues la narrativa está en el imaginario del espectador, quien decide ver en Jackson un estado de salud preocupante, una delgadez poco saludable, pero un genio creativo, una voz maravillosa aún cuando no canta con toda la potencia que tiene; al fin y al cabo, la reivindicación que él buscaba con su show, la logra ahora con esta muestra de canciones donde se le ve tal como él quería ser recordado: uno con su música, que a la vez era un todo con el público.

5 Epic Win/ 4.5 Win / 4 Buena / 3.5 A la segura /
2.5 Regular / 2 En Riesgo / 1.5 Mala / 1 Fail / 0.5 Epic Fail