Tras revisar hace algunas semanas el demo de Resident Evil 5, quedan bastante claras las virtudes visuales de uno de los juegos más esperados del año. En escenarios plagados por Ronaldinhos, el sistema de juego es bastante apegado a lo que fue la aplaudida versión anterior. Quizás el detalle que más le juega en contra es el sistema de mira y disparo, más encima con balas que duran menos que un candy como es habitual, sin embargo creo que es asunto de acostumbrarse a la velocidad evolutiva de unos zombies que ahora tirarán pinta motoqueando y conduciendo botes. El siguiente trailer tiene un par de días en la red, pero recién lo reviso gracias a la gente demente de Kotaku. El final de seguro dejará a más de alguno gritando: ¡¡Jiiiiiiiiiiiiiiiiiill!!!