El jueves pasado se estrenó Yes Man, la nueva comedia de Jim Carrey, y no sé porqué no había subido la reseña. No es que sea una mala película, de hecho es una comedia livianita, de esas con mensaje, y tiene sus dosis necesarias de risotadas. Dejémoslo en que simplemente no me había dado el tiempo para escribir sobre esta película en donde nos presentan al negativo Carl Allen (Carrey), un tipo que cultiva, a la mala, el  ‘vamos a decir que no, uh-oh».

Obviamente, esto define su miserable vida sin brillo reduciéndolo a un deprimente ente con una constante nube negra sobre su cabeza. Uno que ni siquiera se da el gusto de sacarse una pelusa del ombligo y, a lo mucho, se dedica a ver películas (¡Qué perdída de tiempo!). Claro, pronto asiste a un seminario para convertirse en un nombre del sí, lo que le cambiará la vida. ¿Lo mejor de todo?, las muecas típicas de Carrey no caen en el exceso. ¡Menos mal!

Cuando uno asocia la comedia a Jim Carrey, rápidamente se le viene a la cabeza las muecas y desfiguraciones de rostro al extremo que han decorado su carrera a partir de Ace Ventura. Lo bueno es que a estas alturas el viejo Jim, y aquí queda claro, ya no necesita simplemente de sus muecas para hacer reír. «Sí», aquí existe una que otra –  quizás es a lo que muchos van también – pero a la larga pasan a un segundo plano. Todo porque Yes Man centra bastante su propuesta en esta especie de ‘cambio de vida’, ese ‘qué sucedería si nos atreviésemos a...’, que inevitablemente cambiará su panorama presentándole a un nuevo amor caracterizado por la carilinda Zooey Deschanel.

Por otro lado, y a grandes rasgos, la premisa de la película suena bastante similar a Mentiroso, Mentiroso. Un tipo que perdió a su mujer y que, en este caso, está encerrado en un trabajo que detesta y termina alienándose contra la vida. Ahí, de una u otra forma, es llevado hasta un programa de auto-ayuda en donde un un gurú (interpretado por Terrence Stamp) lo guía a su solución: responder que sí a toda interrogante que se le presenta. No obstante, Yes Man logra dar un paso al costado diferenciándose de dicha caricatura del mentiroso, para abordar algunas emociones que antes las comedias de Carrey difícilmente intentarían profundizar. No es que se vaya en la dramedia que tanto abunda en Hollywood, pero sí presenta un abanico que no es ni tan blanco ni tan negro.

Pese a ello, la comedia «sí» es predecible y » sí» sigue la misma formula que han caracterizado otros trabajos similares. Aunque la base moral de la película es más clara, y el mensaje de ‘comenzar a apreciar la vida’ cumple, la estructura no es nada del otro mundo y uno sabe con anticipación como se moverán las aguas. En ese sentido, y para no echarle tanto tanax, tampoco sigue el clásico esquema del gag tontorrón. Una por otra.

A grandes rasgos, la dupla Carrey/Deschannel funciona a pesar de las notorias diferencias de edad. También el viejo Jim logra imprimir emociones distintas y más creíbles de lo que habitualmente han marcado esa especie de abismo de diferencias entre sus aplaudidos trabajos en el drama y la comedia. En todo caso, Yes Man funciona no solo porque el esquema es conocido, y a los fans de Jim Carrey gustará, sino que aquí también las situaciones jococas funcionan más allá de incursionar en la tontería irritante de siempre, y quizás por eso aquí también existe espacio para que todos los que detestaban sus muecas. A la larga «sí» es liviana, predecible y todo lo que se pueda argumentar en su contra, pero «sí» es divertida.

https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630

5 Epic Win/ 4.5 Win / 4 Buena / 3.5 A la Segura
3 Aceptable / 2.5 Regular
2 En Riesgo / 1.5 Mala / 1 Fail / 0.5 Epic Fail