Cashback es una interesante propuesta directa desde el Reino Unido, que logra captar la atención gracias a su simpleza temática. Basándose en el día a día de un tipo que tuvo la mala suerte de ver el lado bonito de las cosas, todo lo que nos piden es apreciar cada momento de la vida. Claro, eso es bastante difícil cuando uno se encuentre en los momentos más mierda de la existencia, a causa de los siempre repudiados quiebres amorosos. Y es que lograr detener el tiempo – una habilidad imaginaria del protagonista – no es cosa fácil (Al final, este no es el mundo de Hiro Nakamura) ya que aquí se puede dar rienda suelta a demasiadas ideas que pasan por la cabeza. Lo mismo le pasa a la película, demasiadas cosas terminan abrumando su concepto base.

Así, la propuesta es simple: el día que la mujer de sus sueños manda al diablo a Ben Willis (Sean Biggerstaff), su mundo de estudiante de arte se viene abajo. Pierde la habilidad de dormir, comienza a soñar despierto y los buenos momentos de la vida le pasan la cuenta a su inspiración. Con el insomnio a cuestas, decide utilizar las horas disponibles trabajando en un supermercado. Nada más aburrido para tratar de ganar algo de sueño, dirán.

La gente que trabaja en el lugar es bastante particular/chistosilla – en donde no falta la compañera de trabajo atractiva – teniendo en común una gran idea: todos tratan de vencer al tiempo en que están encerrados dentro del pulcro lugar. Es en ese escenario que Ben comienza a detener el tiempo, así sin más. Su imaginación lo lleva a apreciar cada momento, cada situación, cada mujer que se le cruza por delante. Encuentra razones por las cuales seguir, pese a haber perdido a la mina que creía que lo complementaba a la perfección. Pero no todo dura para siempre, obvio.

Todo está bastante bien en su planteamiento, pese a que a la larga su director Sean Ellis intenta demasiado, sale medio forzado, a la hora de la búsqueda de respuestas. Así, el tono medio artístico con el cual se despliegan las secuencias, logra mediar ciertas incongruencias que aparecen cuando se trata de buscar el final feliz.

Con un aspecto visual muy bien logrado, la propuesta logra atrapar pese a que al final su guión termina utilizando las formulas trilladas del romanticismo. En ese sentido, la secuencia en el supermercado – que forma parte del cortometraje original que dio pie a que esto fuese lo que es – es lo mejor de la película. Es el corazón que nutre todo el resto y que se va quedando con menos latidos a medida que se comienza a desarrollar su historia.

En definitiva, esta es una presentación sólida, con tintes de grandeza gracias al montaje, que se queda sin mucho sustento cuando no pueden seguir alargando la idea base presentada en el excelente cortometraje que dio origen a todo. Todo en la vida tiene su retribución. Todo termina haciéndonos pasar por la caja.

https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630

5 Epic Win/ 4.5 Win /4 Buena / 3.5 A la Segura
3 Aceptable / 2.5 Regular
2 En Riesgo / 1.5 Mala / 1 Fail / 0.5 Epic Fail

5 pensamientos

  1. yo vi este corto hace tiempo, en septimo vicio y me gusto bastante, no he podido ver la peli que salio de este, tratare de buscarla =), buen comentario

  2. uy,q estamos atrasados con los estrenos,esta pelicula es del año pasado,entretenida pero se pierde al final…esta en el ares x si alguien la quiere ver…

  3. Tendran que pasar muchos años para volver a ver una película como esta, y eso es lo que la convierte en una gran película

  4. no es tan grande la pelicula…a muchos les gusta xq les trae a la mente el q su polola los dejó y con el tiempo quieren q vuelva a ellos rogandoles,jajajaja…pero no queda un buen sabor al terminar de verla,como se dice en el review no supieron terminar la gran idea del corto.

Los comentarios están cerrados.