Existen películas idiotas… y “No te metas con el Zohan”. De hecho, la última novedad de Adam Sandler destaca, principalmente, debido a que desde la primera secuencia no se toma en serio absolutamente nada de lo que propone, entrando en el terreno de la estupidez con una frecuencia asombrosa. Es una marca característica de un estilo de películas de Sandler, dirán. Pero eso no quita que “Zohan” logre sacar risotadas, gracias a su afable estupidez.

Hasta el momento, la carrera de Sandler puede ser dividida en base a sus dramas (Punch Drunk Love), las comedias románticas y las idiotas realizadas en compañía de su comparsa Rob Schneider. “No te metas con el Zohan” pertenece a esta última categoría, a la que uno debería estar acostumbrado a estas alturas. En ese sentido, cuando de humor se habla en el panorama de la comedia explicita gringa (donde nada queda para la imaginación), prefiero ver estupidez condensada antes de parodias sin gracia que sencillamente no deberían ser consideradas como películas. Aparte, aquí uno sabe a lo que va, considerando que estas logran transformarse en comedia acertadas (Happy Gilmore, Billy Madison) o simplemente terminan en el ámbito de lo fallido (Little Nicky).

Aunque existen personas que definitivamente repelen sus comedias, “Zohan” no viene con la intención de quedar bien con todos para que acepten a Sandler. De hecho, la tonta premisa de esta película toma como base a la vida del agente más letal del ejército israelí encargado de las actividades contra-terroristas: Zohan. Aburrido de tanta matanza, el tipo finge su propia muerte en medio de una batalla contra el brutal terrorista palestino conocido como “El Fantasma” (John Turturro). Tras esto, se retira hasta Nueva York para cumplir su sueño: transformarse en un estilista famoso. Con lo anterior en cuenta, no se necesita mucho para mandarla a la basura.

Claro está, y dejando de lado que las obviedades que se podrían criticar, la trama aborda como la experiencia en el mundo del hummus lo confronta frente a una realidad bastante distinta, en donde su estrafalaria personalidad lo lleva hasta un barrio en donde israelitas y palestinos viven en paz. Sí, porque Estados Unidos es la tierra prometida ¿No?. Allí, Zohan comienza su nueva vida dejando tiqui-taca a su clientela compuesta por viejitas golosas, mientras intenta que nadie se de cuenta que es el mayor héroe israelí. Todo lo anterior es presentado en medio de un ambiente desmedidamente idiota, que aborda el conflicto milenario de la forma más superficial posible.

Aunque “Zohan” no es tan aceptable como otras presentes en la carrera de Sandler, si logra cumplir con bastante risas facilistas con chistes que no requieren mayor análisis. El comienzo de la película, con la introducción del agente superpoderoso, es suficientemente entretenido como para sentar las bases que sustentan el resto de la trama trivial. Además, la serie de secuencias en donde Zohan se relaciona con sus clientas (mujeres de edad para nada atractivas) son bastante graciosas. Incluso, y por momentos, las escenas llegan a ser hilarantemente estúpidas debido a que van más allá de lo presupuestado. Sin embargo, cuando la comedia se calma y trata de adentrarse en una senda menos desmedida, pierde la única gracia que tiene: pasarse de la raya constantemente.

El elenco que acompaña a Sandler es bastante familiar, como si hubiese llamado a cada actor con el que ha hecho una comedia en el pasado. Desde el mencionado Schneider, pasando por una breve participación de Chris Rock, hasta actores que han participado en otras películas menos estúpidas, como es el caso de John Turturro (Locos de Ira). Es una mezcla hecha para todos los que han visto las películas de Sandler y, de hecho, para todos los que esperan que aparezcan los mismos actores.

Obviamente, en “Zohan” los estereotipos plagan la pantalla y los roles visitan el campo del exceso bastante seguido, para abordar el conflicto palestino-israelí. Aunque parte del humor es demasiado específico en base a esas culturas (hay que saber que diablos es el hummus), la base no pide mucho y la intención de abordar el conflicto con humor desmedido, preguntándose para que diablos tanta guerra, es una opción que claramente no busca dar clases de historia. Asimismo, siempre existe el campo para las connotaciones ofensivas para quienes forman parte de las etnias burladas o los típicos tontos graves (que tampoco sabría responder que hacen viendo una película de Sandler).

“No te metas con el Zohan” no quedará en el recuerdo como una gran comedia, pero en el contexto de las películas tontorronas de Sandler logra ubicarse en un punto medio esquivando la siempre temida categoría del epic fail. No es más que ello, ni menos tampoco. Las risas se repiten bastante seguido, por lo que cumple su objetivo principal. Claro, si nunca te ha gustado una de estas comedias, o simplemente te carga Adam Sandler y compañía… “Zohan” no logrará que cambies de opinión.

5 Epic Win/ 4.5 Win /4 Buena / 3.5 A la Segura
3 Aceptable / 2.5 Regular
2 En Riesgo / 1.5 Mala / 1 Fail/ 0.5 Epic Fail

6 pensamientos

  1. La pelicula es demasiado chistosa y si, un poco obvia pero en fin, es una comedia y lo importante es q nos hace reir. Al contrario de Dr. Malo no creo en lo absoluto q esta peli sea estupida a menos q la veas de manera realista!!! Asi que por favor, a vernos la pelicula y apoyar a este elenco de maravillosos actores. Arriba Zohan, bien por Sandler.

Los comentarios están cerrados.