El traspaso de las aventuras televisivas del Super Agente 86 a la pantalla grande es algo liviano, muy liviano. No es que fui buscando la última chupada del mate, pero lo que uno encuentra al ver esta película es algo que tiene gran parte de sus chispazos cortesía de lo chistosillo que puede llegar a ser Steve Carrell. Eso si, la película tiene un comienzo latero y para nada enganchador que le juega en contra, ensombreciendo el resto que es bastante aceptable. Claro, dentro de los términos del “movimiento remake” instalado en Hollywood hace bastante tiempo.

Aparte de la esperada secuencia de las puertas del inicio, no existe mucho rescatable como para que uno quede prendido desde el inicio. La historia, en todo caso, es simplecita: Maxwell Smart es un torpe analista (que bien podría llegar a un puesto en algún ministerio) de una agencia secreta llamada CONTROL. Sorpresivamente es promovido como super agente, luego de que la identidad de todos los oficiales encubiertos es puesta en peligro por la amenaza terrorista conocida como KAOS. Como nadie pensaría que un idiota como el podría ser un super agente, Smart accede al sueño que siempre quiso hacer realidad.

Aunque es obvio que el humor burdo de la serie original hubiese difícil de digerir en el estilo de “comedia de acción” que aquí se propusieron, los mejores momentos de la película se presentan cuando dicho humor absurdo se hace notar. Así, una de las mayores gracias es que el casting está muy bien. Steve Carrell definitivamente se luce y uno no queda pensando que merece ser crucificado por insultar lo que hizo Don Adams en la serie original.

Sin pedirle mucho, uno puede encontrar una vuelca de tuerca a la esencia de la serie. Aquí el Agente Smart no es un completo idiota y puede hacer mucho más del obvio arte de “patear traseros de chiripazo”. Cuando se pone en ecuación la fortuna y la estupidez, aquí salen bastantes cosas a destacar. Además, la Agente 99 (Anne Hathaway) es un personaje que sirve de contraparte del lerdo 86. Ambos forman la dupla que sostiene la película durante su mejor parte.

Lo más rescatable es que a pesar de todo uno sabe que lo que está viendo es el Super Agente 86 y no un pastiche malhecho. Desde la participación pasable de Dwayne “ya no quiero que me digan The Rock” Johnson aplicándole de corchetazos en la cabeza a un tipo, el gordo peludo que aparece en Borat teniendo nuevamente sexo simulado, las andanzas de un par de funcionarios nerd de CONTROL (Masi Oka de Heroes es uno de ellos) y algunos homenajes a la serie original, hacen de esto algo que uno puede ver sin tener que suicidarse de aburrimiento en el medio de la película.

Si uno no va pensando que se va a reír hasta que le de un ataque, mejor que lo piense más. El Super Agente 86 es algo que si uno no le pide mucho, puede terminar valiendo el precio de la entrada. Aunque no es como para calificarla de imperdible dentro de la cartelera actual, le alcanza para cumplir decentemente para mofarse de los espías sin tener que caer en el esquema “Austin Powers”.

https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630https://salondelmal.files.wordpress.com/2008/07/mini-me.jpg?w=630

5 Epic Win/ 4.5 Win /4 Buena / 3.5 A la Segura
3 Aceptable / 2.5 Regular
2 En Riesgo / 1.5 Mala / 1 Fail / 0.5 Epic Fail